.Inicio

 

Selección de citas del libro "Jesús de Nazaret"
de Benedicto XVI



«Jesús no es un mito, es un hombre hecho de carne y sangre, una presencia toda real en la historia. Podemos visitar los lugares y seguir las vías que Él recorrió. Podemos, a través de sus testimonios, escuchar sus palabras. Él murió y resucitó».

«Jesús está delante de nosotros no como un rebelde, ni como un liberal, sino como un intérprete profético de la Torah, que Él no excluye, sino que pone en orden».

«Estoy convencido de que la figura de Jesús que emerge es mucho más lógica, y desde el punto de vista histórico más comprensible, que las reconstrucciones con las cuales hemos tenido que compararnos en las últimas décadas. Sostengo que precisamente este Jesús, el de los Evangelios, es una figura históricamente sensata y convincente»

 

Los peores libros...

«Los peores libros, destructores de la figura de Jesús, que desmantelan la fe, han sido tejidos con presuntos resultados de la exégesis (...) Se configura como un debate entre dos expertos de la Escritura: el Diablo aparece como un teólogo, el Anticristo como un gran experto de la Biblia y la interpretación de la Biblia puede convertirse en un instrumento del Anticristo».

«(Las corrientes) que hacen de Jesús un moralista, el maestro de una moral iluminada e individualista (...) carecen del punto de vista teológico y no se acercan para nada a la figura real de Jesús».

 

Cuando se pierde de vista a Dios...

«Allí donde el hombre pierde de vista a Dios, también la paz decae y la violencia se impone con formas de crueldad inimaginables: lo vemos hoy de modo demasiado evidente».

«El cristianismo está amenazado por una atmósfera anónima, de aquello que está en el aire, que quiere hacer aparecer ridícula e insensata la fe».

«El individuo y sus comunidades humanas parecen irremediablemente abandonadas a la acción de potencias que empujan a la humanidad hacia el alejamiento de Dios».

«La ideología del éxito y del bienestar que nos dice: Dios es sólo una ficción, nos hace perder tiempo y nos quita las ganas de vivir».

«No se puede gobernar la historia con meras estructuras materiales, prescindiendo de Dios. Si el corazón del hombre no es bueno, nada podrá ser bueno y la bondad del corazón sólo puede venir de Dios, que es la bondad y el bien».

 

Totalitarismos

«Las experiencias de los regímenes totalitarios demuestran el modo brutal con el cual han pisoteado a los hombres»

«Gracias a Jesús, en particular, las formas jurídicas y sociales concretas, los ordenamientos políticos, no se fijan literalmente como derecho sagrado para todos los tiempos y por tanto para todos los pueblos (...) por el contrario, se mantiene la libertad del hombre que, a través de Jesús, se ha radicado en la voluntad del Padre y, partiendo de Él, aprende a discernir la justicia y el bien».

«La paz sobre la tierra es la voluntad de Dios y por ello es también una tarea encargada al hombre».

 

Necesidad de Dios

«El hombre, en el fondo, necesita una única cosa que contiene todo; pero antes tiene que aprender a reconocer a través de sus deseos y sus anhelos superficiales eso de lo cual tiene realmente necesidad, lo que realmente desea. Tiene necesidad de Dios».

«A pesar de las grandes metáforas del amor materno, “madre” no es un título de Dios, no es un apelativo con el cual dirigirse a Dios (...) La imagen del padre fue y se adapta para expresar la relación entre Creador y criatura, la soberanía de su acto creador».

Fuente: La Razón

 


 

Ir la Página de Inicio