.Inicio

 

 



Análisis del libro "Jesús de Nazaret"

por Carlo Maria Martini

 



En una reseña publicada en la revista 30 Giorni (mayo 2007) cuando apareció la edición italiana de Jesús de Nazaret, el arzobispo emérito de Milán, cardenal Carlo Maria Martini, decía:

martini

El autor muestra que sin la realidad de Jesús, hecha de carne y sangre, el cristianismo se convierte en un simple moralismo y en un asunto del intelecto. Por eso se preocupa también de anclar la fe cristiana en las raíces judías, y lo hace tanto refiriéndose a la profecía de Dt 18, 15, de la que parte el libro, como recordando otros muchos pasajes del Antiguo Testamento que son citados por Jesús y que, además de constituir el marco dentro del cual hay que entender sus palabras, le dan un contexto preciso a su historia.

Pero lo que le interesa sobre todo es el hecho de que este Jesús tiene una visión de Dios que no tiene ningún otro hombre. Cita por eso el prólogo del Evangelio de san Juan: “A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha revelado” (Jn 1, 18). Es el punto a partir del cual es posible comprender la figura de Jesús. Esto comporta cierta compenetración entre conocimientos históricos y conocimientos de fe. Cada uno de estos caminos, tanto el de la razón como el de la fe, conservan su dignidad, libertad y método propio, sin mezclas ni confusiones.

De todo ello se trasluce claramente también el método de trabajo. El autor está totalmente en contra de lo que recientemente, sobre todo en la literatura americana anglosajona, ha sido definido como “el imperialismo del método histórico-crítico” (...). El autor reconoce que dicho método es importante, pero que tiene el peligro de desmembrar el texto y de hacer incomprensibles los hechos a los que el texto hace referencia. Se propone, pues, leer los diferentes textos en el marco de la totalidad de la Escritura. (...)

La consecuencia que saca el autor es que Jesús no es un mito, sino un hombre de carne y sangre, una presencia real en la historia. Podemos seguir los caminos que él recorrió. Podemos oír sus palabras gracias a los testigos. Él murió y resucitó.

Este libro es el ardiente testimonio de un gran estudioso, que hoy tiene un puesto de primer plano en la Iglesia católica, sobre Jesús de Nazaret y sobre su significado para la historia de la humanidad y para la percepción de la verdadera figura de Dios. Es siempre alentador leer testimonios como este. Para mí el libro es muy hermoso y se deja leer con cierta facilidad (aconsejaría al lector que empiece por los capítulos sobre los discursos de Jesús). No es un libro pesado, pero sí un libro que hace pensar.

Publicado en Aceprensa


Ir la Página de Inicio