.Inicio

 

 


Crítica de "Jesús de Nazaret"

George Weigel


 

El escritor norteamericano George Weigel hace notar en Newsweek (28-05-2007) la postura de Benedicto XVI ante la moderna crítica bíblica.

weigel

Lejos de ignorar o despreciar los avances de la moderna crítica exegética, el Papa –escribe Weigel– “reconoce que, gracias a los estudios histórico-críticos, sabemos mucho más, hoy, sobre los diferentes géneros literarios de la Biblia; sobre la manera en que el propósito de los evangelistas influyó en su retrato de Jesús; sobre las disputas teológicas en el seno del primitivo cristianismo, que dio forma al particular recuerdo que la comunidad cristiana tenía de su Señor.

La dificultad es que, entre todo el conocimiento logrado en la sala de disección bíblica, el Jesús de los Evangelios ha tendido a desaparecer, y a ser sustituido por una determinada reconstrucción de los eruditos a partir de los trozos y pedazos abandonados en el suelo de la sala de disección. Y eso hace ‘la amistad íntima con Jesús’ mucho más difícil, no solo para los eruditos, sino para todos”.

En Jesús de Nazaret, “Ratzinger revela el núcleo de su personalidad al invitar a sus lectores al aula de un maestro experimentado, un maestro que ha absorbido lo mejor que la moderna crítica bíblica tiene que ofrecer y que ha salido de ese encuentro con su fe intacta y enriquecida. De entrada, Ratzinger nos invita a acompañarle y a fiarnos de los Evangelios para leerlos crítica y amorosamente.

Ambas actitudes son necesarias para que los lectores del siglo XXI comprendan cómo cada evangelista (y la comunidad cristiana desde la que escribió y a la que se dirigió) explica la fe de la Iglesia pascual: la convicción de que la figura de Jesús ha hecho saltar en la práctica todas las categorías disponibles y sólo se la puede entender a partir del misterio de Dios”.

Weigel subraya que el Papa expone la vida de Jesús con una mirada actual, que sirve para dar respuestas a los problemas de nuestro tiempo, y con una mirada aguda, que ofrece sugerentes interpretaciones de sus hechos y palabras. “Benedicto el teólogo –escribe– muestra también ser un hombre de profunda oración, lo cual tiene el interesante efecto de hacer de este libro una invitación a los cristianos para rezar más inteligentemente”.

Recogido en Aceprensa


Ir la Página de Inicio