.Inicio

 

Corpus Christi en Madrid, 2007

Testimonio de una familia madrileña:
una bisabuela, su hija, su nieta y su bisnieta
oran ante Jesús Ecucarístía

Nieta:

Ahora mi hija te va a decir, Jesús,

que estás realmente presente aquí en la Eucaristía,

una oración muy bonita que se sabe.

A ver, Paloma:

 

Bisnieta (con su madre, las dos juntas):

 

Jesusito de mi vida /eres Niño como yo/ por eso te quiero tanto/ y te doy mi corazón. Tómalo/ tuyo es/ mío no

 

Nieta:

 

Yo también te doy mi corazón, Señor;

y te entrego el corazón de la hija que estoy esperando.

Gracias por regalarme un nuevo hijo.

Te pido por todas las madres que esperan un hijo, como yo,

y se encuentran en situaciones difíciles.

Para que no olviden nunca que Tú eres su esperanza, Señor.

 

Abuela:

 

Tú eres su esperanza y nuestra esperanza.

Cuida, Señor, de mis diez hijos.

Te ruego especialmente por todas las personas de nuestras familias

que han perdido la fe.

¡Dales la gracia de la conversión, Jesús Mío!

 

Bisabuela:

¡Gracias, gracias, por haberte quedado con nosotros en la Eucaristía!

Te rezo esta oración que me enseñaron mis padres de pequeña, y que a ellos le enseñaron mis abuelos

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del Costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh buen Jesús!, óyeme:

dentro de tus llagas escóndeme

del maligno enemigo defiéndeme,

en la hora de mi muerte, llámame

y mándame ir a Tí,

para que con tus santos te alabe

por los siglos de los siglos

Amén