¿De qué escribo?


Epitafio de Groucho para su tumba:
Perdonen que no me levante

 


1. ¿De qué escribo?

 

Estas páginas van dirigidas a personas que tienen webs en los que desean comunicar, de una forma o de otra, la alegría y la aventura de ser cristiano. Las posibilidades son muchas: una misionera escribirá, por ejemplo, del hospital que está construyendo en África, para pedir más ayudas; un sacerdote dará a comocer mediante un blog, por ejemplo, las necesidades de su parroquia... las posibilidades son muy variadas.

Un consejo puede ser: di mediante una imagen todo lo que puedad. Hay imágenes que realmente valen más que mil palabras. Las webs y los blogs son eminentemente visuales: el texto puede ser muy breve, de tres o cuatro líneas. En principio, cuanto más breve y directo, mejor.

Recuerda que muchos internautas suelen leer muy poco texto.

Escribe con prudencia, evitando dar datos que puedan ser mal utilizados o fotografías que, fuera de contexto, puedan ser malinterpretadas.

 


2. ¿De qué se escribe en un blog?

De todo. Gustan mucho los blogs sencillos y breves, adecuados al tono directo y claro de Internet, bien acompañados por imágenes.

 


3. ¿Qué suelen hacer los lectores de blogs?

La mayoría se contentan con leer. Son pocos, porcentualmente, los que envían mensajes, textos o colaboraciones. Pero esos pocos son, sin duda alguna, los que más generan opinión.