U


Algunos encargos para los hijos; por ejemplo, dejar la bicicleta en su sitio...
Inicio

Educar en el servicio y en la generosidad en la infancia y en la adolescencia es la clave para formar personas responsables. Lo ideal sería que la distinción entre los hermanos, mayores y pequeños, fuera ésta: los encargos que pueden asumir. Así, es una gran satisfacción para un hijo ver cómo (en función de su edad, evidentemente) se le dan más responsabilidades. A veces no sabemos qué podemos encargar a los hijos.

Aquí tenemos una lista extensa de posibles encargos. Son tareas familiares que no deben recaer exclusivamente sobre los padres. Sobre todo, cuando los hijos van creciendo.

En cualquier grupo social –y la família es el grupo social más natural, base de todos los demás– existe la necesidad de realizar unas tareas en beneficio de la misma sociedad. Es evidente. En la familia, la mayoría de esas tareas recaen sobre el papá y la mamá.

Pero conviene que los hijos vayan adquiriendo la responsabilidad progresiva de realizar alguno de esos trabajos. Sin duda, este hábito es básico para aprender a vivir un natural espíritu de servicio a los demás. De salida, cualquier hijo tiene unas obligaciones básicas que debe cumplir (asearse, estudiar, ordenar su habitación…). Eso no son los encargos. Ni deben llamarse así. Son sencillamente obligaciones.

Debemos llamar encargo a una tarea concreta que los padres asignan a su hijo para que adquiera responsabilidades y para el buen funcionamiento del hogar. Los encargos pueden ser unos u otros y, de hecho, es mejor quecambien cada cierto tiempo. El encargo que durante un tiempo tuvo un hijo, después lo tendrá otro.

No hay encargos de poca categoría. Bajar la basura cada d'a sin dejarse vencer por la pereza –así hay que enseñarlo– es tan enriquecedor como recoger el correo o arreglar el enchufe de la nevera.

También para los mayores

A los hijos mayores convendrá buscarles encargos de más responsabilidad, como hacer pequeños arreglos en la casa, mejorar (efectuando un presupuesto previo) las macetas de la terraza, entregar unos impresos al ayuntamiento del pueblo de veraneo, etc.

Convendrá pedirles resultados de su encargo cada cierto tiempo. Eso es más eficaz y menos agotador que estar recordando cada día el cumplimiento del mismo. Se les tiene que enseñar a evaluar el resultado. De nada sirve decir: "Fui a comprar el enchufe y estaba cerrado", "Esta semana no he regado las plantas porque tenía exámenes de evaluación". Ellos tienen que aprender a encontrar las soluciones.

(Fuente: C. Daumar)

Posibles encargos en casa

Hemos confeccionado una lista amplísima de posibles encargos.

1. Abrir la puerta.

2. Contestar el teléfono.

3. Encender las luces cuando oscurece. Apagarlas.

4. Orden en las estanterías de libros, de vídeos, etc.

5. Poner la mesa para el almuerzo, al mediodía

6. Quitar la mesa.

7. Limpiar la cocina.

8. Poner el lavaplatos o alguna máquina de la cocina.

9. Recoger lavaplatos.

10. Ordenar los juguetes comunes.

11. Ir a comprar el pan, la leche, etc.

12. El orden en la sala de estar etc.

13. Sacar la basura.

14. Preparar la cena, el desayuno, o el café.

15. Despertar a sus hermanos pequeños.

16. Acostarlos, o cuidar de ellos, cuando los padres estan fuera.

17. Barrer el comedor.

18. Servir la comida, o la cena. Traer el agua, los platos a la mesa.

19. Hacer las camas de los pequeños.

20. Poner y recoger sillas

23. Recoger el correo.

24. Abrir y cerrar las persianas cuando sea necesario.

25. Regar las plantas…

26. Hacer algún arreglo sencillo en la casa.

28. Planchar la ropa.

29. Tender la ropa, o bien ponerla en la secadora.

30. Poner la lavadora.

31. Encargarle algo en la cocina (hacer la mayonesa, o las tortillas).

32. Repartir la ropa limpia.

33. Explicar matemáticas a un hermano pequeño.

 

 

 

Ir a la Página de Inicio