..Inicio


 


 

 

 



Las mujeres no abandonaron
a Jesús
durante la Pasión y Muerte en la Cruz


 

CIUDAD DEL VATICANO, 14 FEB 2007 (VIS).-El papel de las mujeres en la historia de la Iglesia fue el tema elegido por Benedicto XVI para la catequesis de la audiencia general de los miércoles celebrada en el Aula Pablo VI y a las que asistieron alrededor de 20.000 personas.

 

  "Jesús eligió a 12 hombres como padres del nuevo Israel para que estuvieran con él y para mandarles a predicar -dijo el Santo Padre-  pero (...) entre los discípulos fueron elegidas también muchas mujeres (...) que desempeñaron un papel activo en el  ámbito de la misión de Jesús.

 

En primer lugar la Virgen María, que con su fe y su obra maternal colaboró de forma singular en nuestra redención" y "discípula de su Hijo, lo siguió hasta la Cruz donde recibió una misión maternal para todos los discípulos en el tiempo".

 

Tras citar a las protagonistas de numerosos pasajes evangélicos como Marta y María, las hermanas de Lázaro o Susana, el Papa subrayó que  "las  mujeres diversamente de los doce apóstoles, no abandonaron a Jesús en la hora de la pasión. Entre ellas sobresale María Magdalena que (...) fue el primer testigo de la resurrección y la que la anunció". Benedicto XVI recordó que  Santo Tomás de Aquino se refería a María Magdalena  como "el apóstol  de los apóstoles".

 

 Hablando después de las primeras comunidades cristianas, Benedicto XVI, afirmó que "la presencia femenina en el ámbito de la Iglesia primitiva no es en absoluto secundaria" y que  San Pablo "parte del principio fundamental de que entre los bautizados "ya no hay diferencia entre judío y griego (...) ni tampoco "entre varón y mujer" .

 

Además "el apóstol  admite como normal que en la comunidad cristiana la mujer pueda profetizar, es decir pronunciarse abiertamente bajo el influjo del  Espíritu Santo, para la edificación de la comunidad".

 

"Por lo tanto su sucesiva afirmación de que "las mujeres en las asambleas callen" se debería  "relativizar" -dijo el Santo Padre-  explicando que "el problema (..) de la relación entre ambas indicaciones aparentemente  contradictorias conviene dejarlo  a los exegetas"

 

"La historia del cristianismo -constató el Papa - habría sido muy distinta sin la aportación generosa de las mujeres" y recordó a Juan Pablo II cuando afirmaba que "la Iglesia rinde homenaje a todas las manifestaciones del "genio" femenino".

 

  "También nosotros nos unimos a ese aprecio, dando gracias al Señor porque guía a su Iglesia  de generación en generación sirviéndose indistintamente de hombres y mujeres que hacen fructificar su fe  (...) para el bien de todo el cuerpo eclesial"

 

 

Ir la Página de Inicio