.

 

11 Julio


1. Evangelio:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará"


2. Temas para pensar:

¿Me doy cuenta de lo valientes que eran los primeros cristianos? ¿He tenido alguna vez que dar la cara por Jesús o paso desapercibido? ¿Es mi apostolado valiente? ¿Soy capaz de llamar a las cosas por su nombre, y al pecado, pecado?

¿Ayudo a mis amigas y amigos a pasarlo bien sin ofender a Dios, en estos días de verano? ¿Tengo iniciativas para hacerlos mejores? ¿Pienso en ellos, rezo por ellos?


3. Rezar con la Iglesia y con los santos

San Ignacio de Antioquía

*Los que hacen profesión de pertenecer a Cristo se distinguen por sus obras.

San Gregorio Magno

*Quien tiene la misión de decir cosas grandes, está obligado igualmente a practicarlas 

San Pío de Pieltrecina

*Haz el bien, en todas partes, para que todos puedan decir: "Este es un hijo de Cristo.

San Juan Bosco

*La predicación más eficaz es el buen ejemplo.

San Josemaría

* He leído un proverbio muy popular en algunos países: "el mundo es de Dios, pero Dios lo alquila a los valientes", y me ha hecho reflexionar.

–¿A qué esperas?

* No todos pueden llegar a ser ricos, sabios, famosos... En cambio, todos –sí, "todos"– estamos llamados a ser santos.

* Recupera el tiempo que has perdido descansando sobre los laureles de la complacencia en ti mismo, al creerte una persona buena, como si fuese suficiente ir tirando, sin robar ni matar.

Aprieta el paso en la piedad y en el trabajo: ¡te queda tanto por recorrer aún!; convive a gusto con todos, también con los que te molestan; y esfuérzate para amar –¡para servir!– a quienes antes despreciabas.

* Te falta "vibración". -Esa es la causa de que arrastres a tan pocos. -Parece como si no estuvieras muy persuadido de lo que ganas al dejar por Cristo esas cosas de la tierra. Compara: ¡el ciento por uno y la vida eterna! -¿Te parece pequeño el "negocio"?

* Pequeño amor es el tuyo si no sientes el celo por la salvación de todas las almas. -Pobre amor es el tuyo si no tienes ansias de pegar tu locura a otros apóstoles.


4. Propósito: