.

 

28 de Julio


 

1. Evangelio:

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: "El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas." Les dijo otra parábola: "El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente."


2. Temas para pensar:

¿Comprendo que cuidar las cosas -tener el cuarto ordenado, arreglar algo que se ha roto, comer con educación...- hechas por amor de Dios valen mucho a sus ojos? ¿Hago bien, durante 3 o 4 minutos, el examen antes de acostarme? ¿Pregunto al Señor en qué puedo mejorar al día siguiente?


3. Orar con la Iglesia y con los santos

Oración

Santa Teresa de Avila

Aquellos ratos que estamos en la oración; sea cuan flojamente estés, Dios los tiene en mucho.

 San Maximiliano Mc Kolbe

*Con la oración conocemos nuestro puesto en presencia de Dios, quién es Dios y quiénes somos nosotros.

Beata Madre Teresa de Calcuta

*Debemos amar la oración. La oración dilata el corazón hasta el punto de hacerlo capaz de contener el don que Dios nos hace de Sí mismo.

*El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

San Pío de Pieltrecina

*El don de la oración está en manos del Salvador. Cuanto más té vacíes de ti mismo, es decir, de tu amor propio y de toda atadura carnal, entrando en la santa humildad, más lo comunicará Dios a tu corazón.

*La oración es el desahogo de nuestro corazón en el de Dios.

*La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave que abre el corazón de Dios.

San Josemaría

* Eso es lo que nos pide el Señor: la voluntad de querer amarle con obras, en las cosas pequeñas de cada día.

Si has vencido en lo pequeño, vencerás en lo grande.

* ¿Has visto cómo levantaron aquel edificio de grandeza imponente? -Un ladrillo, y otro. Miles. Pero, uno a uno. -Y sacos de cemento, uno a uno. Y sillares, que suponen poco, ante la mole del conjunto. -Y trozos de hierro. -Y obreros que trabajan, día a día, las mismas horas... ¿Viste cómo alzaron aquel edificio de grandeza imponente?... -¡A fuerza de cosas pequeñas!

* Resulta muy cómodo decir: "no valgo; no me sale –no nos sale– una a derechas". –Aparte de que no es verdad, ese pesimismo cela una poltronería muy grande... Hay cosas que haces bien, y cosas que haces mal. Llénate de contento y de esperanza por las primeras; y enfréntate –sin desaliento– con las segundas, para rectificar: y saldrán.

* Cada día descubro cosas nuevas en mí, me dices... Y te contesto: ahora comienzas a conocerte.

Cuando se ama de veras..., siempre se encuentran detalles para amar todavía más.

* Ante Dios, ninguna ocupación es por sí misma grande ni pequeña. Todo adquiere el valor del Amor con que se realiza.


 

4. Propósito: