.

 

30 y 31 de julio


30 Julio


1. Evangelio:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra."


2. Temas para pensar:

¿Trato a los demás con alegría y afán por servirles? ¿Critico o fastidio a los que están a mi alrededor? ¿Cuando me dicen algo que me molesta, me enfado o reacciono con serenidad? ¿Pienso en cómo se portaría Jesús en mi lugar?


3. Orar con la Iglesia y con los santos

Juan Pablo II

*La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón.

San Ambrosio

*Las lágrimas no piden perdón, lo merecen.

San Juan Crisóstomo

*Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar.

San Josemaría

* Cada día descubro cosas nuevas en mí, me dices... Y te contesto: ahora comienzas a conocerte. Cuando se ama de veras..., siempre se encuentran detalles para amar todavía más.

* ¡Ojalá te acostumbres a ocuparte a diario de los demás, con tanta entrega, que te olvides de que existes!

* Amo tanto a Cristo en la Cruz, que cada crucifijo es como un reproche cariñoso de mi Dios: ...Yo sufriendo, y tú... cobarde. Yo amándote, y tú olvidándome. Yo pidiéndote, y tú... negándome. Yo, aquí, con gesto de Sacerdote Eterno, padeciendo todo lo que cabe por amor tuyo... y tú te quejas ante la menor incomprensión, ante la humillación más pequeña...

* Corres el gran peligro de conformarte con vivir –o de pensar en que debes vivir– como un "niño bueno", que se aloja en una casa ordenada, sin problemas, y que no conoce más que la felicidad. Eso es una caricatura del hogar de Nazaret: Cristo, porque traía la felicidad y el orden, salió a propagar esos tesoros entre los hombres y mujeres de todos los tiempos.

* Me parecen muy lógicas tus ansias de que la humanidad entera conozca a Cristo. Pero comienza con la responsabilidad de salvar las almas de los que contigo conviven, de santificar a cada uno de tus compañeros de trabajo o de estudio... –Esta es la principal misión que el Señor te ha encomendado.


4. Propósito:

 



31 Julio


 

1. Evangelio:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?" Ellos le contestaron: "Sí."


2. Temas para pensar:

¿Me duelen mis faltas cuando he ofendido al Señor? ¿Le pido perdón por mis pecados todos los días, antes de acostarme, en el examen de la noche? ¿Perdono a los demás cuando me ofenden, sabiendo todo lo que Dios me tiene que perdonar a mí?

Ya ha terminado el mes de julio. ¿Me he esforzado durante este mes para unirme más a Cristo?


3. Rezar con la Iglesia y con los santos

San Pío de Pieltrecina

*Es pecado la mentira, no la verdad.

*Ningún pecado es tal si no fue consentido por la voluntad. Cuando la voluntad no actúa, no hay pecado, sólo hay debilidad humana.


San Francisco de Sales

*Si vuestro ojo es simple todo vuestro cuerpo lo será.

San Josemaría

* No me explico tu concepto de cristiano. ¿Crees que es justo que el Señor haya muerto crucificado y que tú te conformes con "ir tirando"? Ese "ir tirando" ¿es el camino áspero y estrecho de que hablaba Jesús?

* Piensa primero en los demás. Así pasarás por la tierra, con errores sí –que son inevitables–, pero dejando un rastro de bien.

* Por mucho que ames, nunca querrás bastante. El corazón humano tiene un coeficiente de dilatación enorme. Cuando ama, se ensancha en un crescendo de cariño que supera todas las barreras. Si amas al Señor, no habrá criatura que no encuentre sitio en tu corazón.

* Si de veras deseas ser alma penitente –penitente y alegre–, debes defender, por encima de todo, tus tiempos diarios de oración –de oración íntima, generosa, prolongada–, y has de procurar que esos tiempos no sean a salto de mata, sino a hora fija, siempre que te resulte posible. No cedas en estos detalles. Sé esclavo de este culto cotidiano a Dios, y te aseguro que te sentirás constantemente alegre.


4. Propósito: