.

 

5 Julio


1. Evangelio:

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: "¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?" Jesús les dijo: "¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán"


2. Temas para pensar:

¿Tengo una lista de pequeñas mortificaciones diarias para este verano? ¿Comprendo que, con tanto tiempo libre, si no me exijo me volveré un/ una blandengue? ¿Me levanto a hora fija? ¿Como de todo, o tengo caprichos? ¿Ayudo a mis hermanos? ¿Protesto en casa por cualquier cosa? ¿Me tienen que insistir siempre para que haga un encargo o un recado?

¿Me acuesto a horas razonables, comprendiendo que mis padres tienen que descansar? ¿Cuánto tiempo me paso delante del televisor, escuchando música, hablando por el móvil con mis amigas y amigos? ¿Es un tiempo exagerado, o es algo razonable?

Los programas que veo, las conversaciones que tengo... son las de un cristiano dispuesto a hacer la Iglesia con responsabilidad y a darle al mundo el sentido cristiano que necesita? ¿Me dejo llevar, sin sentido crítico, por lo que todos hacen, piensan o dicen?


3. Rezar con los Santos:

Santa Maravilas de Jesús: pensamientos

*Me pareció entender que no era lo que le agradaba a Dios lo que fuera mayor sacrificio, sino el cumplimiento exacto y amoroso de su voluntad divina en sus menores detalles, y como quería fuese muy delicada en este cumplimiento, que me llevaría muy lejos en el sacrificio y en el amor.

Hace tiempo que no me cuestan las cosas que quiero hacer por el Señor como antes me costaban, ni nada de lo que Él me envía, por doloroso que sea, porque viendo que es su voluntad, ya es de veras la mía sin esfuerzo alguno.

Quisiera yo poder, a costa de cuanto fuera necesario, transformar las ofensas que en el mundo se cometen, en gloria, amor y consuelo para el Corazón de mi dulcísimo Jesús. ¡Quisiera tanto amarle de veras y glorificarle! A pesar de mi pobreza me da el Señor un vivo deseo de esto, de borrar, si pudiera, todas las ofensas que se le hacen y de sufrir, pareciéndome esto lo más deseable de este mundo.

San Josemaría:

* Cada día un poco más –igual que al tallar una piedra o una madera–, hay que ir limando asperezas, quitando defectos de nuestra vida personal, con espíritu de penitencia, con pequeñas mortificaciones, que son de dos tipos: las activas –ésas que buscamos, como florecicas que recogemos a lo largo del día–, y las pasivas, que vienen de fuera y nos cuesta aceptarlas. Luego, Jesucristo va poniendo lo que falta.

–¡Qué Crucifijo tan estupendo vas a ser, si respondes con generosidad, con alegría, del todo!

* Me dices: cuando se presente la ocasión de hacer algo grande... ¡entonces! -¿Entonces? ¿Pretendes hacerme creer, y creer tú seriamente, que podrás vencer en la Olimpiada sobrenatural, sin la diaria preparación, sin entrenamiento?

* Esfuérzate para responder, en cada instante, a lo que te pide Dios: ten voluntad de amarle con obras. –Con obras pequeñas, pero sin dejar ni una.

* La lucha ascética no es algo negativo ni, por tanto, odioso, sino afirmación alegre. Es un deporte. El buen deportista no lucha para alcanzar una sola victoria, y al primer intento. Se prepara, se entrena durante mucho tiempo, con confianza y serenidad: prueba una y otra vez y, aunque al principio no triunfe, insiste tenazmente, hasta superar el obstáculo.


 

4. Propósito: