Inicio

 

Ideal de Padres:
enseñanzas del Fundador del Opus Dei

Adela de lo Celso


Muchas veces he considerado y divulgado la homilía contenida en el libro Es Cristo que pasa, “El matrimonio vocación cristiana” de la que he sacado numerosas enseñanzas acerca de la santidad del amor humano. La vida matrimonial es como “un andar divino-en, la tierra”.

Me impresiona mucho cuando dice que “el sexo es una dádiva divina, un don de Dios, un bien divino”, que se ordena limpiamente a la vida, al amor, a la fecundidad; que “la posibilidad de engendrar: es una participación del poder creador de Dios, que cegar las fuentes de la vida es un crimen contra los dones que Dios ha concedido a la humanidad...”, todo esto constituye una doctrina clara, y positiva sobre el sexo, tema de tanta actualidad y a la vez tratado con tanta ignorancia aun por los mismos padres de familia.



Una enseñanza muy concreta: “Es un deber de justicia siempre actual, aparecer tan amables como cuando érais novias” y cuidando el aspecto personal, físico y también el anímico, evitando el mal humor del momento, para recibir bien al marido cuando vuelve a casa. Este detalle enriquece sensiblemente la relación matrimonial.


En otro punto de la homilía se habla de que “el ideal de los padres se concreta en llegar a ser amigos de sus hijos...” He intentado, no siempre lo he logrado, estar atenta a lo que les ilusiona, y preocupa, de tal forma que me he sentado de brazos cruzados como si no tuviera ningún apuro -son ocho hijos-, para oírlos, para conversar de todo y de nada, viendo cómo hacer amistoso el trato.


Congreso Internacional LA GRANDEZA DE LA VIDA ORDINARIA
Roma, 8 a 11 de enero del 2002

 


 

Ir a la página de Inicio