Inicio

 

Una gran ayuda

Usha Grace, de Nueva Delhi, India




Soy funcionaria en el Gobierno indio y he participado en las actividades apostólicas del Opus Dei en Nueva Delhi desde hace más de tres años.

Conocí la Obra y a su fundador a través de un sacerdote. Él me puso en contacto con las mujeres del Opus Dei en Nueva Delhi. Empecé asistiendo a la mayor parte de los Retiros Mensuales y escuchaba con provecho las meditaciones del sacerdote y también las charlas de formación que versaban siempre sobre temas encaminados a mejorar nuestro crecimiento y desarrollo espiritual. También leí libros que contenían los escritos del fundador —Camino, Forja, Es Cristo que pasa, entre otros— e intentaba comprender y asimilar lo que decían.

Me ayudaron a enriquecer y revitalizar mi vida espiritual y empecé a intentar santificar todas mis actividades, principalmente mi labor oficial como funcionaria.

En junio del año 2000 tuve que hacer frente a una fuerte crisis en mi carrera profesional, que duró hasta noviembre de ese mismo año. Puedo decir con sinceridad que, en gran medida, fue la fortaleza que me aportó el Opus Dei la que me ayudó a mantener la serenidad y tranquilidad durante esa época y a aceptar la dura prueba como parte del plan de Dios y Su voluntad.

Mi marido y mi hijo adolescente, nuestro único hijo, también participan en las actividades del Opus Dei. Mi hijo ha crecido mucho espiritualmente bajo la orientación del sacerdote y otros miembros del Opus Dei. Nuestra vida familiar ha mejorado también y hemos aprendido a encontrar a Nuestro Señor a través de los actos cotidianos de la vida corriente.

Además de los medios de formación doctrinal y espiritual del Opus Dei, también me han beneficiado sus otras actividades, como compartir y aprender nuevas recetas, decoración de interiores y ciclos navideños. Todo ello me ha permitido mejorar mi trabajo en mi hogar y como persona.


Congreso Internacional LA GRANDEZA DE LA VIDA ORDINARIA
Roma, 8 a 11 de enero del 2002

 


 

Ir a la página de Inicio