Inicio

 

Una mujer hindú habla sobre el Opus Dei

Nillsha Rao, de Nueva Delhi, India



.
Me siento muy afortunada de haber conocido a amigos tan maravillosos, con almas iluminadas y conciencia clara de Dios, en el Centro del Opus Dei en Delhi.

Soy de nacionalidad india y de religión hindú y una persona interesada en todo lo trascendente. Todo lo relacionado con la espiritualldad me fascina.

Mi relación con el Opus Dei se remonta a sus principios en Nueva Delhi. Día a día, he visto como el Opus Dei me ha ayudado enormemente en la búsqueda de mi camino espiritual. Allí, he aprendido mucho sobre el Fundador y su misión, que me ha motivado mucho. He leído muchos libros suyos como Camino, Forja, Amigos de Dios, etc.

En definitiva, me gustaría decir que tengo un gran respeto por el Fundador y rezo a Dios a través de él para que me conceda su bendición y me permita ser mejor persona.

Me gustaría compartir algunas experiencias en las cuales el Fundador me ha ayudado a través de su intercesión. Cuando mi tío estaba muy enfermo y cerca de la muerte, solía leerle algunos puntos o párrafos de gran belleza extraídos de sus libros. Aunque hindú de nacimiento, mi tío tenía mucha fe en Cristo. Me preguntó si Cristo también murió por él. Le dije que sí y, al oir esto, se puso muy contento y, pasados unos días, falleció en paz.


Hace algún tiempo, había un señor que se negaba a devolver un dinero que nos había quitado y que nos hacía mucha falta. Recé al Fundador cada día para recuperar el dinero. A través de su intercesión, recuperé gran parte del dinero, aunque no todo.

Desde que leo constantemente sus enseñanzas me resulta más fácil hacer frente a las dificultades de la vida. Ahora, incluso sonrío a las personas que no me tratan bien. Soy más paciente, tolerante y compasiva para con mis semejantes.

También mi marido ha empezado a rezarle y siempre lleva su estampa con él en su maletín.


Congreso Internacional LA GRANDEZA DE LA VIDA ORDINARIA
Roma, 8 a 11 de enero del 2002

 


 

Ir a la página de Inicio