Inicio

 

Un judío venezolano recuerda su encuentro con san Josemaría Escrivá


 

 

 

 

Un profesional venezolano de religión judía, Roberto Ackerman, asistió a uno de los encuentros que se celebraron con Escrivá en Venezuela en 1975.

Durante los años noventa hizo la siguiente declaración en un programa de televisión que se realizó para evocar la estancia del fundador del Opus Dei– llamado habitualmente el Padre- en aquel país:


“Fui invitado por un amigo de la Obra para que viera al Padre. Yo tenía una curiosidad sana de conocerle, y ahora siempre llevo una figura del Padre conmigo, y de vez en cuando hablo con él. No le rezo, porque no soy de la misma religión, pero pienso que él debe estar en el mismo Cielo con Papá Dios.

Yo quería saber cual era su posición frente a los judíos y empecé diciéndole:

-Padre, yo soy hebreo…

Inmediatamente me dio la respuesta:

–¡Hebreo! Yo amo mucho a los hebreos, porque amo mucho, con locura, a Jesucristo, que es hebreo. No digo era, sino es… Jesucristo sigue viviendo, y es hebreo como tú. Y el segundo amor de mi vida es una hebrea, María Santísima, Madre de Jesucristo. De modo que te miro con cariño: ¡sigue!

El Fundador señaló el amor que sentía por los judíos, por María, por Jesús, que eran judíos. Fue una expresión totalmente abierta.

Yo nunca me imaginé que iba a darme una respuesta de este tipo. Expresó su sentimiento ante el judaísmo como un amor muy puro, recordando lo que tienen en común las dos religiones, porque las dos religiones tienen una base común.

Lo recuerdo vivamente, como si fuera hoy. Me dejó una experiencia muy marcada. Luego me pidió que le perdonara, porque no me había dejado hacerle la pregunta. Yo le dije:

–¡Yo creo que ya la pregunta está respondida, Padre!”


Ir a la página de Inicio