Inicio

 

Ana Ortíz, de Barranquilla, Colombia

Cooperadora del Opus Dei



Útil para la catequesis

Ana Ortíz, que trabajó durante años confeccionando ropa, contaba:

"Me da mucha alegría saber que ahora mi obligación más importante, cara a Dios, es cuidar a mi madre, que sufre una grave enfermedad y santificarme así: seguir a Cristo, atendiéndola a ella.

Además, lo que escucho, me sirve para dar catequesis en la parroquia".


El Arzobispo de Barranquilla opina sobre el Opus Dei

Mons. Germán Villa, Arzobispo de Barranquilla, escribía sobre el Opus Dei, en el perídodico colombiano El Espectador el 11 de 1984:

En una entrevista concedida por monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer, refiriéndose a la vocación de la mujer, decía que a ella, como al varón, le corresponde la misión de llevar a Cristo a todas las actividades humanas, y en especial al hogar y a la familia, anunciando con sus vidas que Dios ama a todos. "Cuánto me emociona pensar en tantos cristianos y en tantas cristianas que, quizá sin proponérselo de una manera más específica, viven con sencillez su vida ordinaria, procurando encarnar en ella la voluntad de Dios".

El próximo 15 de abril se cumplirán 30 años del comienzo de la labor de la sección femenina del Opus Dei en nuestro país, cuyas iniciativas ai servicio de la mujer estudiante y ama de casa, obrera y campesina, son conocidas por todos. La formación que en ellas .se imparte tiene cocho objetivo elevar su condición preparándolas para una vida más digna, mediante una formación integral que comprende todos los aspectos de la persona: desde la formación humana, cívica y social, los fundamentos de la vida moral y de la doctrina católica, hasta la preparación técnica para el ejercicio de un trabajo cualificado.

Significa esto, que desde entonces la Providencia Divina quiso enriquecer a la iglesia en Colombia con este carisma que el Espíritu Santo suscitó en el pueblo de Dios.

Realizaciones en nuestro país son: las residencias universitarias de Inaya (Bogotá) y Arrecife (Barranquilla); los centros universitarios Gualanday (Bogotá), Arizá y Citará (Medellín), Cendal (Manuales) y Cerronaya (Cali); el Instituto Superior de Ciencias Sociales Familiares ICSEF (Bogotá) los centros de capacitación en ciencias domésticas, norte (Bogotá), La Cuesta (Medellín), Pledralar (Manuales) y Sué (Cali); y los centros de capacitación de campesinas de La Casona (Silvaria) yEl Alto (La Ceja).

Para ello Dios se valió de un joven sacerdote, Josemaría Escrivá de Balaguer, quien puso los fundamentos de la obra el 2 de octubre de 1928. El 28 de noviembre de 1982, S.S. Juan Pablo II erigió el Opus Dei como tina prelatura personal: nueva estructura jurisdiccional de la iglesia, creada por el Concilio Vaticano II, y nombró a monseñor Alvaro del Portillo como prelado.

Veo con agrado esta decisión -después lo he confirmado al leer los estatutos- no se disminuye la jurisdicción de los ordinarios, ni se altera el trabajo de los miembros del Opus Del, quienes podrán seguir como hasta ahora, ejerciendo su apostolado dentro de las prescripciones del derecho general y particular. La experiencia que tengo en mi arquidiócesis es muy positiva.

Miles de hombres y mujeres se han sentido atraídos por su mensaje, ansiosos de encontrar el camino de la santidad en medio del mundo, sin dejar de ser lo que eran: profesionales, obreros, artistas, hombres y mujeres solteros, amas de casa, padres de familia, sacerdotes diocesanos.

Las labores que realiza el Opus Dei. en las diócesis donde trabaja, tienen como única finalidad ayudar a todos. los bautizados a responder a la vocación a la santidad que debe vivirse en el quehacer diario y secundar las orientaciones pastorales de los obispos.

Monseñor Escrivá de Balaguer, movido por el Espíritu Santo, retomó la fuente del Evangelio y la tradición de la Iglesia esta inquietud y la lanzó nuevamente al mundo como el llamado a la santidad de la vida seglar. Enseñó que, para todo cristiano, la oración, el trabajo y el apostolado, pueden caminar juntos por todos los senderos de la tierra.

"Ellos (los laicos) son parte de la Iglesia; su tarea se desarrolla en la propia profestón, en su trabajo, en su familia y entre suscolegasyamigos".

Escribió el cardenal Luciani, después Juan Pablo I: "Escrivá de Balaguer, con el Evangelio, dijo continuamente: Cristo no nos pide un poco de santidad, sino mucha santidad. Quiere, sin embargo, que la alcancemos, no con acciones extraordinarias, sino a través de las acciones corrientes; es el modo de realizarlas lo que nó debe ser común. En medio de la calle, en la oficina, en la fábrica, nos santifícalos, con tal que desarrollemos con competéncia nuestros deberes, por amor a Dios y con alegría, de modo que el trabajo de cada día no sea la "tragedia cotidiana", sino la sonrisa cotidiana"

Por eso pudo decir Juan Pablo II hablando a los miembros de la obra: "Realmente es un gran ideal el vuestro, que desde los comienzos se ha anticipado a la teologia del laicado, que caracterizó después a la Iglesia del Concilio y del postconcilío. Tal es el mensaje y la espiritualidad del Opus Dei: vivir unidos a Dios en medio del mundo, en cualquier situación, cada uno luchando por ser mejor con la ayuda de la gracia, y dando a conocer a Jesucristo con el testimonio de la propia vida".

El Opus Dei no introduce a los laicos en una nueva estructura de la Iglesia, sino que los prepara para ser fermento vivo en la sociedad civil y en la comunidad eclesial. Su doctrina sobre el papel de la mujer en la familia, en la sociedad y en la Iglesia resulta revolucionaria en el mundo de hoy -tan confuso-, al afirmar que la igualdad esencial entre el hombre y la mujer exige una clara conciencia del papel complementario que uno y otra deben desarrollar

en la vida de la Iglesia y en el progreso de la sociedad; y de manera especial subrayó la necesidad de su presencia en la familia "no hay excusas para incumplir ese amabledeber".

Las personas que viven su espiritualidad deben saber buscar el lugar al que Dios las llama para ser testigos y apóstoles, sea en la realidad temporal como en la vida de la Iglesia de la que han de sentirse hijos entusiastas, como lo fue el Fundador.


Ir a la página de Inicio