Inicio

 

Jorge Arellano, de Quito, Ecuador

Cooperador del Opus Dei


Con su familia


El milagro de mi conversión

Escribió hace unos años: "A mi regreso de Europa, yo había renunciado al partido comunista. Aunque todavía no era católico, busqué establecimientos educativos para mis hijos más pequeños en los que se diera formación cristiana.

Encontré dos colegios: Los Pinos, para mujeres e Intisana, para varones, en los que el Opus Dei inspiraba la formación cristiana.

Gracias a esa circunstancia, el que es hoy beato Josemaría Escrivá alcanzó de Dios el milagro de mi conversión".


 

Ir a la página de Inicio