Inicio

 

Recordando a Berta Santa Cruz,
directora de Junkabal, en Ciudad de Guatemala




Alumna de Junkabal


Berta Santa Cruz, numeraria del Opus Dei, nació en 1951 en ciudad de Guatemala. Después de licenciarse en pedadogía trabajó como maestra y fue durante siete años, desde 1981 a 1988, miembro de la Asesoría Regional de América Central. Conociendo ya la enfermedad de la que fallecería, comenzó a trabajar en una iniciativa apostólica para mujeres de escasos recuerdos, promovidos por mujeres y cooperadoras del Opus Dei en Guatemala, Junkabal.

Durante ese tiempo, aunque sabía que le quedaba poco de vida, hizo estudios de postgrado en la Universidad para desempeñar mejor su trabajo. Obtuvo el diploma una semana antes de fallecer. Ofreció todas las molestias de su enfermedad por el Papa, la Iglesia y el Opus Dei. Falleció el 2 de agosto de 1994.

En 1964 se construyó la primera fase del edificio de Junkabal. En 1971 se comenzó el Colegio, que cuenta con tres años de ciclo básico. Desde 1983 funciona el Programa Nutricional y de Desarrollo Social, que contribuye a solventar de modo permanente las necesidades básicas de instrucción, alimentación y atención médica de 400 familias del entorno.

Este Programa Nutricional -una fórmula muy sugestiva de intercambio entre alimentos por capacitación- está orientado hacia personas de situación económica precaria. Las beneficiarias obtienen cada mes una cuota de alimentos a muy bajo precio y se comprometen a recibir instrucción técnica en el área que prefieran: Corte y Confección de Vestuario, Cosmetología, Floristería, Panadería, Repostería, Manualidades, etc.

Diversos organismos internacionales y gobiernos -como el de Bélgica- han hecho donaciones para poner en marcha las Clínicas -dental y médica-, los Laboratorios y los Talleres. Además, cientos de personas contribuyen con su trabajo y sus aportaciones. Más de 45.000 mujeres han pasado por sus aulas en busca de una alternativa que les permita salir del subdesarrollo. En 1996 se atendieron a más de 12.000 mujeres al año, y se calcula que se benefician de sus programas un total de 4.500 familias.

Estas son unas respuestas de la entrevista que concedió Berta Santa Cruz acerca de Junkabal,

"Junkabal -comentaba Berta- es un centro educativo para la mujer, especialmente la mujer de escasos recursos, tenemos una serie de programas y en todos se procura que las señoras, las niñas, las adolescentes, reciban una formación moral, espiritual, humana y por otro lado, pues como de pequeñas empiecen a luchar en conseguir una serie de virtudes humanas.

Tenemos distintos programas, por ejemplo el programa de educación formal que es el colegio, donde contamos con primaria y secundaria, luego cursos técnicos, en el cual ofrecemos a las señoras algunas carreras cortas, que en un plazo de diez meses ellas pueden conseguir, aquello que se hayan propuesto, entre las cosas que les podemos ofrecer son: corte y confección, belleza, flores artificiales, flores naturales, panadería, cocina fundamental, administración del hogar, etc.

Luego tenemos mes a mes unos cursos de capacitación acelerada en donde las señoras pueden venir una vez por semana recibir un curso y en un mes obtienen algún conocimiento más que les ayuda a mejoras su microintereses o su negocio familiar o su vida misma.

Por otro lado, tenemos el programa nutricional en donde señoras de muy escasos recursos vienen a recibir alimentos y a cambio les pedimos que se capaciten en una de una de estas carreras técnicas, que antes he mencionado. Tienen un curso de piñatería, y con esto ellas pueden poner, cuanto antes, un negocio, por que muchas son sostenes del hogar o sacan adelante a su familia.

Tenemos alfabetización y catequesis, a todos los niveles porque, a causa del alto nivel de alfabetismo que tiene Guatemala, muchas señoras no saben leer. Entonces, previo a que entren en cualquiera de estos cursos tienen que aprender a leer y a escribir. También tenemos una guardería que tarde a tarde tiene 125 niños pequeños, a los cuales procuramos entretener, pero al mismo tiempo que de ahí aprendan a tratar más a Dios a través de las catequesis. En estas guarderías nos ayudan las mismas alumnas del colegio y también vienen como voluntarias alumnas de otros establecimientos. Y un centro social con un clínica médica, farmacia y laboratorio clínico, clínica dental y un centro nutricional. Estas son, a grandes rasgos, las actividades de Junkabal.

Intentamos que las niñas vivan las virtudes humanas entre las que están la alegría, trabajo, la generosidad, el darse a los demás, el orden, etc.. Esto se consigue a través de unas metas semanales que tienen las niñas en donde van luchando y poniendo empeño, en poner lo primero en práctica aquí en el colegio. Luego a los padres se les trasmite estas mismas metas para que ellos ayuden en su casa y así haya una interacción y podamos formar a las niñas.

Es interesante el capítulo de padres de familia, que están muy abiertos a la formación y vienen una vez al mes, los sábados, toda una tarde a recibir formación. Se les nota que están muy entusiasmados.

Procuramos que aquí, cada niña, tenga una persona que le pueda ayudar en su trabajo escolar y en su vida personal a mejorar. Esta persona, muchas veces, son madres de familia del mismo colegio, que nos prestan este servicio. Venir a ayudar al colegio para que las niñas se encaucen más en su vida de estudiante".

 

 


 

Ir a la página de Inicio