.Página de Inicio

Rafael Calvo Serer



Este conocido político español nació en Valencia el 6-X-1916. Se incorporó muy joven al Opus Dei el 23 de abril de 1936, durante la primera visita del fundador a Valencia, y fue uno de los miembros más antiguos del Opus Dei.

Catedrático de Filosofía de la Historia, tomó parte activa en la política de su tiempo, con diversas actitudes políticas a lo largo de su trayectoria. Fue docente universitario, intelectual, editor de periódicos y uno de los hombres más relevantes y discutidos en la vida cultural española de la posguerra.

Su vida política fue particularmente intensa y polémica. En 1953, fue expulsado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) por haber publicado en París un ensayo crítico sobre la política interior del gobierno. Franco dictó sobre él una orden de busca y captura y se vio obligado a exiliarse en París.

Estuvo entre los fundadores de la Junta Democrática que preparó, en la clandestinidad, la llegada de la Democracia a España.

Esta simple mención de actividades muestra su poliédrica personalidad política, sus cambios de postura y actitudes, su evolución cultural y política.


Relación de Escrivá con Francisco Franco

 

Esta breve semblanza se centra en su faceta más íntima: en su compromiso con el Opus Dei, al que fue siempre fiel.

Álvaro del Portillo cuenta esta anécdota de san Josemaría, referida a Calvo Serer:

“Un miembro de la Obra había escrito un artículo en oposición al régimen franquista. La reacción de las autoridades fue muy dura, y se vio obligado a exiliarse. Sobre esto nuestro Padre no tenía nada que decir, porque se trataba de cuestiones en las que no intervenía: correspondía a sus hijos como ciudadanos libres y responsables. Pero, entre otras injurias lanzadas contra aquel miembro de la Obra, dijeron que era “una persona sin familia”.

Nuestro Fundador reaccionó entonces como un padre que defiende a su hijo. Se fue a España inmediatamente, solicitó audiencia a Franco y fue recibido enseguida. Sin entrar en las causas de las divergencias políticas, afirmó con toda claridad que no podía tolerar que de un hijo suyo se dijera que era un hombre sin familia: tenía una familia sobrenatural, la Obra, y él se consideraba su padre. Franco le preguntó:

“¿Y si le meten en la cárcel?”


El Padre respondió que respetaría las decisiones de la autoridad judicial, pero que si lo llevaban a prisión nadie le podría impedir facilitar a aquel hijo la asistencia espiritual y material que necesitara. Repitió las mismas ideas al almirante Carrero Blanco, brazo derecho de Franco. Y debo precisar que ambos, demostrando ser unos caballeros y tener sentido cristiano, reconocieron que nuestro Fundador tenía razón”.

Calvo Serer falleció cristianamente en la Clínica Universitaria de Pamplona el 19-IV-1988.

José Miguel Cejas


Ir a la página de Inicio