Página de Inicio

 

Algunas fechas decisivas en la historia del Opus Dei


2 de octubre de 1928. Fundación del Opus Dei

San Josemaría fundó el Opus Dei mientras realizaba unos Ejercicios Espirituales en la Casa de Retiros de los Paúles, en Madrid. Lo vió –esa es la expresión que empleó siempre: lo había visto— mientras hacía oración.

Escribe el prelado Echevarría: «El Fundador no concibió el propósito de fundar el Opus Dei. El Señor le hizo ver la Obra el 2 de octubre de 1928, cuando se encontraba haciendo unos ejercicios espirituales en el Convento de los Padres Paúles, situado en la madrileña calle de García Paredes [...]. Fue, pues, una inspiración que el Señor transmitió exclusivamente al Siervo de Dios. Por lo tanto, no fue una idea que concibió por su cuenta, ni tampoco un proyecto nacido con la participación de otras personas»


Tras este momento fundacional de todo el Opus Dei, el fundador fue recibiendo con el paso del tiempo nuevas gracias de Dios que le ayudaron a perfilar y llevar a cabo lo que había visto el el 2 de octubre de 1928.

Algunas de esas gracias fundacionales son las siguientes:

 

  • El 14 de febrero de 1930, mientras celebraba la Eucaristía en una casa particular de Madrid comprendió que debía poner en marcha la labor del Opus Dei con las mujeres.
  • El 7 de agosto de 1931, durante la Consagración, mientras celebraba Misa en la iglesia del Patronato de Enfermos, entendió, que debía trabajar para que en todos los lugares del mundo, haya cristianos, con una dedicación personal y libérrima, que sean otros Cristos.
  • El 16 de octubre de 1931, en el transcurso de un viaje en tranvía por las calles de Madrid, comprendió que el saberse hijo de Dios (es decir, la filiación divina) debía ser el fundamento del espíritu del Opus Dei. Recordaba: Sentí la acción del Señor, que hacía germinar en mi corazón y en mis labios, con la fuerza de algo imperiosamente necesario, esta tierna invocación: Abba! Pater!
  • El 14 de febrero 1943, cuando estaba celebrando la Eucaristía en un centro de mujeres del Opus Dei de Madrid nació la Sociedad sacerdotal de la Santa Cruz. Con ella se realizaría algo que había visto con nitidez: que el Opus Dei debía ser un fenómeno ascético y apostólico con unidad de espíritu y de régimen; una realidad eclesial, esencial y orgánicamente constituida por laicos y sacerdotes, trabajando en mutua cooperación.


    Escrivá ecesitaba, para hacer el Opus Dei en todo el mundo, sacerdotes con su mismo carisma. Pero se encontraba con muchas dificultades, entre ellas las de carácterjurídico. El Opus Dei era una realidad pastoral nueva, que no se contemplaba en el marco jurídico de la Iglesia. Estudió el asunto durante mucho tiempo, hasta que el 14 de febrero de 1943 “después de buscar y no encontrar la solución jurídica –recordaba- el Señor quiso dármela, precisa y clara”.

    Durante la mañana del 14 de febrero de 1943, mientras celebraba la Eucaristía en el centro de mujeres del Opus Dei de la calle Jorge Manrique, nº 19, en Madrid, se hizo una luz en su mente. “Al acabar de celebrarla –recordaba-, dibujé el sello de la Obra —la Cruz de Cristo abrazando el mundo, metida en sus entrañas— y pude hablar de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

    Ésa era la solución jurídica para que pudieran ordenarse sacerdotes el Opus Dei, con su mismo espíritu: la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. Una solución que había buscado durante mucho tiempo, y que respondía plenamente a la luz que había recibido el 2 de octubre de 1928, cuando vio el Opus Dei compuesto por seglares y sacerdotes en íntima cooperación.
  • La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz forma parte integrante e inseparable de la Obra. Con ella se hizo posible la ordenación sacerdotal de algunos laicos del Opus Dei, que asisten espiritualmente al resto de los fieles y atienden las actividades apostólicas promovidas en servicio de la Iglesia y de la sociedad.

 

Ir a la página de Inicio