Inicio

 

¿Qué opinan sobre el Fundador del Opus Dei?

Algunos testimonios, desde Oscar Romero a Montserrat Caballé,
pasando por un actor de cine y un cantaor de flamenco


 Cardenal Luciani, futuro Juan Pablo I

 
Escribió Luciani pocos días antes de ser elegido como Papa: “Sucede alguna vez que alguno de los miembros –a quienes el Opus Dei únicamente ayuda a tomar responsablemente opciones libres– asciende a algún cargo importante, Esto es asunto suyo, no del Opus Dei. Cuando en 1957 una alta personalidad envió a Escrivá sus felicitaciones porque un socio habla sido nombrado ministro en España, obtuvo esta respuesta más bien seca: "Qué me importa a mí que sea ministro o barrendero? Lo que me importa es que se santifique con su trabajo".

En esta respuesta está todo Escrivá y el espíritu del Opus Dei: que uno se santifique con su trabajo; aunque sea de ministro.., si ha sido puesto en ese cargo, que se santifique de verdad. El resto importa poco”.

Juan Pablo II

 
“Predicó incansablemente la llamada universal a la santidad y al apostolado. (… En una sociedad en la que el afán desenfrenado de poseer cosas materiales las convierte en un ídolo y motivo de alejamiento de Dios, el nuevo beato nos recuerda que estas mismas realidades, criaturas de Dios y del ingenio humano, si se usan rectamente para gloria del Creador y al servicio de los hermanos, pueden ser camino para el encuentro de los hombres con Cristo”. (Ceremonia de beatificación de Josemaría Escrivá, 17-V-1992).

Benedicto XVI

 

 


San Josemaría Escrivá, un santo de nuestros días, escribe al respecto: "Al haber sido asumido por Cristo, el trabajo se nos presenta como realidad redimida y redentora: no sólo es el ámbito en el que el hombre vive, sino medio y camino de santidad, realidad santificable y santificadora".



Diego Álvarez, estibador de Valencia

 
En el año 2001 participé en una misión en Kosovo. Fui hasta allí porque quería ayudar a los demás. A la vuelta, mi madre me dejó una biografía de San Josemaría que le había gustado mucho. Al leer la vida del fundador del Opus Dei descubrí que podía ayudar a la gente siempre, en cualquier sitio donde estuviera, en mi propio ambiente.

Anselmo, cartero,
de una familia de republicanos exiliados en Francia


 
Milité durante años en el Partido Comunista Francés, pero no lograba llenar mi sed de justicia y de ideales.En 1986 leí Camino, que supuso un cambio importante en mi vida. Era lo que buscaba. Me di cuenta que era el 'libro de los trabajadores'". La frase de san Josemaría que más me ha impactado es: "Cristo vive". Se la oí en una película. Cristo no es un personaje de novela. Cristo vive. Eso lo cambia todo.

José María Araluce Letamendía

   

Yo sabía que mis padres eran supernumerarios y vivían el espíritu de san Josemaría. Pero a mí no me atraía mucho, porque, aunque yo no era mala persona, no me preocupaba el trato con Dios… Hasta que el día 4 de octubre de 1976, en que mi padre cayó muerto en la puerta de mi casa, en el coche, en un atentado terrorista.

Bajé corriendo y pude verle en sus últimos momentos. Le miré, me miró y me sonrió. En aquella sonrisa se reflejaba su paz interior y su amor a la voluntad de Dios. Desde aquel momento yo sólo quería una cosa: parecerme a mi padre y responder siempre que sí a la Voluntad Divina, como enseñaba san Josemaría.


Alfonso Balcells,
antiguo Rector de la Universidad de Salamanca

   
"Cuando al principio de los años cuarenta hubo en Barcelona incomprensiones y calumnias, nos enseñó el amor a la libertad y el respeto a la libertad de todos. Años antes de nuestra guerra, en la primera residencia de estudiantes, en Madrid, como luego en tantas otras, hizo poner en lugar visible el Mandatum novum: `amaos los unos a los otros...' para que quedara bien grabado en la mente de todos que el espíritu de aquella casa y del Opus Dei parte de una pedagogía de amor".

Antonio Bienvenida, torero

 

En Jerez, en noviembre de 1972, san Josemaría estuvo hablando con un torero supernumerario del Opus Dei, Antonio Bienvenida, El diestro le habló de la necesidad de tener temple y calma a la hora de torear: lo que se llama en el argot taurino recrearse en la suerte.

Aquella tarde, durante un encuentro le pidieron a san Josemaría un consejo para tratar a Dios y dijo: “Recrearse en la suerte,como un artista, ¡con amor!: esto es lo que hay que hacer también con Dios Nuestro Señor. ¡No tener prisa! Como ese queridísimo torero... -dijo, refiriéndose a Bienvenida-. ¿De acuerdo?”.


Venancio Blanco, escultor

 

Hablando sobre la imagen de san Josemaría que ha esculpido para la Catedral de la Almudena, comentaba: “entendía la libertad como el mejor camino para servir a Dios, y con ella consiguió cuanto se propuso realizar. También el arte necesita de la libertad para encontrar la grandeza de un lenguaje que nace del sentimiento y que nos sirve igualmente para descubrir al Creador.

He intentado que la figura del Padre y la dimensión de su Obra quedasen reflejadas desde el lenguaje escultórico, y plasmar la memoria de un hombre que nos dio ejemplo de cómo gastar generosamente una vida en la tierra, cuando se cree en el Cielo”.


Monserrat Caballé, soprano

 

Hace muchos años alguien me regaló Camino y leí: Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo. Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las estrellas, y no consideramos que está siempre a nuestro lado.

Estas palabras me han alentado a vivir de fe en mi trabajo, a no olvidarme nunca de rezar antes de subir a un escenario, a hablar con Dios, de un modo un otro, a lo largo de la jornada: a entender que mi fe puede trascender también mi ámbito personal.

Todo eso; mi trabajo, mi familia, he procurado enaltecerlo por medio de la fe que me ha hecho y me hace esperar el premio más grande, el éxito más sorprendente, la alegría en el corazón de los que buscan al Señor".


Álvaro Domecq, rejoneador y ganadero

 

El fundador del Opus Dei, que era muy agradecido, sabía alentarte, a poquito que hubieras hecho, para que fueras a más, que te superaras siempre.

Eso es maravilloso: encontrarte con personas que te alientan, que te piden cosas asequibles, sencillas, pero sin parecer que te lo piden, dándote ánimos, y así casi sin darte cuenta va saliendo ese trabajo, que resulta apenas costoso y hasta alegre. En el roce que he tenido con la Obra, a lo largo de estos años, lo que más me ha impresionado es el aliento que recibes para hacer lo corrien­te con amor de Dios.


André Frossard, de la Academia Francesa, escritor

 
“Hay personas en el cristianismo -a los que generalmente se les llama santos- que son como células fotoeléctricas. Es decir, la oración, la contemplación, les aportan una luz que los transforman inmediatamente en amor. Todos los cristianos tendrían que estar hechos sobre ese patrón; pero no es lo habitual… Todo en la manera de ser de mons. Escrivá provenía de la oración, de ese diálogo permanente que mantenía con Dios y eso se vertía finalmente en las almas que tenía a su alrededor".

Miguela Escuín, esteticienne,
de Calanda, Zaragoza

 
Yo soy aragonesa, lo mismo que San Josemaría y siempre le pido que interceda por mí, para que vea lo que tengo que hacer en cada momento y que me dé fortaleza para cumplirlo. Otra cosa que le pido muy a menudo es que me dé un corazón grande para querer más a todo el mundo. Y por supuesto, que me aumente cada día el amor a la Virgen.

Paco Fabián, guitarrista y cantaor de flamenco

 
Para mí la guitarra es una forma de encontrar a Dios. Esto lo he aprendido de san Josemaría. Lo más bonito para mí es poder llevar a Dios a los demás a través de la música. En los espectáculos, cuando estoy delante de la gente cantando, tengo un lema que escribo en los papeles del repertorio para mantener la presencia de Dios: C.P.D. : canto para Dios. Así, llevo mi ambiente por donde voy.

Frücbeck de Burgos, director de orquesta

 
En su oración, interior o expresada en voz alta para los demás, que sonaba como copla de amor a lo divino, según una expresión que le gustaba. Sabido es que la música es el arte y el lenguaje por excelencia para el romanticismo. Alguna vez san Josemaría dijo que se consideraba el último romántico. Su conversación con Dios y con todos era cántico del corazón.

 Tatiana Goristzcheva, escritora rusa

 
Este hombre es jovial. No puede ser ateo", dijo Dostoyevski en una ocasión. Y Josemaría Escrivá repite como un estribillo su llamada a la alegría por ser hijos de Dios. Sorprendentemente, la santidad tiene un efecto paradójico. La santidad exige el máximo de nosotros: "sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto". El santo exige de nosotros que lo abandonemos todo, que tomemos nuestra cruz y sigamos a Cristo. Santidad significa escuchar, atender a esta llamada y obedecerla sin condiciones. Y precisamente obedeciendo nos hacemos libres.

Joseph Griffin, actor de cine canadiense

 
Ser cooperador del Opus Dei me ayuda en mi lucha por vivir la presencia de Dios en mi trabajo. Y aunque no conocí a san Josemaría, siento como cada día me alienta y me anima diciéndome: "¡Joseph, vuelve a empezar!

Juan José Nieto
director de un instituto de enseñanza pública en Leganés
 

Cuenta este agregado del Opus Dei: “El espíritu de san Josemaríame ayuda en mi lucha por ser mejor cristiano en medio del mundo, pero yo soy el responsable de todas mis actuaciones, buenas o malas.

El Opus Dei no se inmiscuye en mi labor personal o profesional. Como cualquier ciudadano libre y responsable, soy yo quien trabaja, quien actúa, quien toma mis decisiones y… cuando juego al fútbol, quien mete o falla los goles, no es el Opus Dei”.


José María Pemán, escritor

 
Este escritor, supernumerario del Opus Dei, escribió de san Josemaría: "El Padre era un hombre de Dios de esos con los que parece que Dios juega a sorprenderlos y asombrarlos en cualquier esquina".

 Daniel Pighin, futbolista

 
En esta profesión mía, tan variable, tan atípica, tengo ocasión de hacer apostolado de diferentes maneras. Y gracias a la intercesión de monseñor Escrivá he visto muchas conversiones de amigos que se han confesado después de muchísimos años. Otros, los más alejados de Dios, también se están planteando vivir de otra manera, tratando de mejorar sus virtudes, dándole otro enfoque a su vida, comenzando de nuevo, con otro enfoque, más sobrenatural…"

Oscar Romero, Arzobispo de El Salvador

 

 

“Tuve la dicha -escribió Romero al Papa, pidiendo la apertura de su Causa- de conocer a Monseñor Escrivá de Balaguer personalmente y de recibir de él aliento y fortaleza para ser fiel a la doctrina inalterable de Cristo y para servir con afán apostólico a la Santa Iglesia Romana y a esta parcela de Santiago de María que Vuestra Santidad me ha confiado.

Conozco desde hace años la labor del Opus Dei aquí en El Salvador y puedo dar fe del sentido sobrenatural que lo anima y la fidelidad a la doctrina del Magisterio eclesiástico que lo caracteriza. Personalmente, debo gratitud profunda a los sacerdotes de la Obra a quienes he confiado con mucha satisfacción la dirección espiritual de mi vida y de otros sacerdotes.

Personas de todas clases sociales encuentran en el Opus Dei orientación segura para vivir como hijos de Dios en medio de sus obligaciones familiares y sociales. Y esto se debe sin duda a la vida y doctrina de su fundador".


Mercedes Salisachs, novelista

 

No sólo para mí, para todo el mundo, las enseñanzas de este nuevo santo han sido una bendición de Dios, especialmente para la juventud, que ha sabido encauzarla fabulosamente. Personalmente, me he leído sus obras y, en alguna ocasión, he publicado algún artículo para ayudar a esclarecer ciertos puntos que realmente la prensa no había sabido plantear como debía.

En mi mesita de noche tengo un libro fijo, Camino, que abro de vez en cuando por cualquier página para empaparme de él. Su obra ha reafirmado todas mis creencias, me ha ayudado moralmente y ha sido estímulo en mi trabajo.


Yuri Simonov, científico ruso, profesor de Física Teórica en Moscú

 

Afirma este profesor de Física teórica en Moscú que el espíritu de san Josemaría le “permite encontrar a Cristo en todo lugar y especialmente en mi trabajo. Como cooperador —además de colaborar con mi tiempo en iniciativas apostólicas— he sentido la necesidad de escribir artículos en periódicos nacionales sobre temas científicos de actualidad y su relación con la fe”.

Afirma que sanJosemaría “no le deja tranquilo y me hace entender que puedo y tengo que escribir. Cuando lo veo posible, explico cuál era su visión en relación con el tema. También doy a conocer Camino a colegas o alumnos míos más jóvenes”.


Isaac Viciosa, atleta

 
Este conocido corredor de 1.500 metros, olímpico y récord nacional en 3.000 metros en pista cubierta, declaraba con motivo de la canonización de san Josemaría: “Sus enseñanzas me han ayudado a darle otra dimensión al trabajo que, en mi caso, es el atletismo. De él he aprendido que la profesión es un medio para alcanzar la perfección cristiana”.

 

 

 

 


Ir a la página de Inicio