Página de Inicio

 

Hogar de los miembros numerarios del Opus Dei


Los centros del Opus Dei donde viven numerarios

  • La mayoría de los miembros numerarios -o en su caso, de las numerarias- viven en centros del Opus Dei. Esos centros son su domicilio habitual, aunque no todos los numerarios vivan en ellos, ni siempre.

  • Esos centros son su hogar, no sólo un lugar de trabajo apostólico; un hogar que deben esforzarse en construir día a día, como los miembros de cualquier familia cristiana.
  • Esas casas se mantienen con el trabajo de las personas que viven en ellas, que además de sostenerse económicamente a sí mismas, sacan adelante –humana, apostólica y económicamente- el Opus Dei.
  • Son domicilios que intentan adecuarse a las circunstancias de las personas que viven allí, como sucede en tantas familias. No suele tener la misma disposición, por ejemplo, una residencia en la que viven mujeres profesionales jóvenes del Opus Dei, que un centro en el que convivan mujeres de cierta edad con otras ya ancianas.

  • Esos centros -donde viven personas de muy diversas edades- tienen el don inapreciable para un cristiano de tener a Jesús Eucarístico en casa y poder celebrar la Eucaristía –cuando se cuenta con un sacerdote- en un Oratorio o capilla, de carácter privado o semiprivado.
  • En los centros del Opus Dei donde viven numerarios, tanto las mujeres como los hombres deben procurar– siempre dentro de una estricta separación-, sacar adelante su parte de la materialidad de la casa, de las tareas domésticas, etc
  • Cuando los hombres del Opus Dei no disponen de la ayuda inapreciable de las mujeres del Opus Dei para administrar y cuidar materialmente de estos centros –por ejemplo, en los comienzos de la labor apostólica, que a veces duran décadas- son ellos los que se ocupan habitualmente de sacar adelante esas tareas de la casa: desde los arreglos domésticos a la gestión económica, y en bastantes casos deben hacer la comida, planchar, recoger la mesa, pintar las paredes, etc. Lo que sucede en tantas familias del mundo.
  • En otros países, las mujeres del Opus Dei atienden un centro de hombres del Opus Dei y se ocupan de su administración– siempre, como se ha dicho, con esa separación absoluta-. Esa administración se refiere a los aspectos del hogar como la comida, el cuidado de la ropa, etc., y a tantos detalles que dan calor de hogar. Los hombres se ocupan de otras tareas, materiales también, de esa casa.
  • Lógicamente este reparto de tareas –que se da en tantas familias, con formulaciones muy diversas- depende de las posibilidades de las mujeres y hombres del Opus Dei, y de las circunstancias concretas de cada sitio y lugar.
  • En el Opus Dei se cuenta con lo que es el gran tesoro de tantas familias del mundo: con mujeres que se dedican a sacar adelante los centros con entrega, dedicación y profesionalidad, y con una llamada de Dios específica. Esas mujeres (las numerarias auxiliares) son una clave fundamental de la labor evangelizadora del Opus Dei. Es un apostolado de apostolados, en palabras de Escrivá.

José Miguel Cejas

 

 

Ir a la página de Inicio