Inicio

 

Norbert Lacoste
primer supernumerario
de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, Opus Dei
de Canadá


 

Norbert Lacoste estudió en el Seminario de Montreal donde se licenció en Teología en 1947.

Tras su ordenación fue nombrado responsable del desarrollo de la Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales de Montreal. En 1955 fundó el Departamento de Sociología del que fue el primer Director.

Años después se especializó en Sociología urbana y tras una breve estancia en la Universidad de Chicago, se doctoró en la Universidad de Lovaina con una tesis sobre las características sociales de la población del Gran Montreal.

A petición de la Commission Parent participó en los trabajos de reforma escolar de 1960. Ha ido conjugando estos cargos con un intenso trabajo pastoral. En una entrevista para la televisión relataba su encuentro con el Opus Dei


Mi encuentro con el Opus Dei

"Nací en Montreal en 1923 -contaba- y fui ordenado sacerdote el 1 de junio de 1947 por Mons. Joseph Charbonneau, que me envió al año siguiente a estudiar Sociología a la Universidad de Lovaina, diciéndome: “Se avecinan grandes cambios sociales en Québec y hace falta que usted comprenda bien lo que va a suceder."

Estuve en Lovaina hasta 1951, año en que regresé a Québec. Y pocos años después comenzó el Opus Dei en Canadá, porque el Cardenal Léger había conocido antes del Concilio al Fundador y manifestó su deseo de que viniesen a Montreal, donde se experimentaba una fuerte efervescencia intelectual, algunos miembros del Opus Dei.

El primero que vino fue Juan Martín, un joven sacerdote español. Su nombre sonaba bien tanto en francés como en inglés: John Martin o Jean Martin: ¡algo muy conveniente para un país bilingüe como el nuestro! El Cardenal le pidió que residiera en un barrio popular, en el Hogar León XIII, donde vivía yo junto con otros sacerdotes que se ocupaban de cuestiones sociales.

 



Yo era entonces profesor de Sociología en la Universidad y estaba preparando mi tesis de doctorado sobre la historia de Montreal, que terminé en 1958.

Me interesaba especialmente su evolución desde revolución industrial, con la consiguiente transformación urbana hasta llegar a la sociedad post-industrial.

En el Hogar Leon XIII nos conocimos y nos hicimos amigos l´abbe Martin y yo.

Es curioso: habíamos nacido el mismo día, un 8 de diciembre. Y le fui presentando a toda mi familia.





3 de enero de 1958

Recuerdo que el 8 de diciembre de 1957 le llevé a casa de mi padrino y de mi madrina, los señores Beaubien, que vivían entonces en la Calle Sainte-Catherine. Ese día me habló del Opus Dei.

Escribí diez días después, el 18 de diciembre, en mi Diario espiritual:

“Antes de que termine este día, quiero anotar lo que constituye el acontecimiento más importante de mi vida desde hace siete años. Por una coincidencia providencial, me he puesto en relación con el Opus Dei.” Y anoté a continuación: “permite a los sacerdotes diocesanos alcanzar el estado de perfección”.

Pedí la admisión en la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz poco después, el 3 de enero de 1958. Sin embargo, esta decisión me dejó alguna duda: yo era un sacerdote diocesano y el hecho de formar parte una organización internacional me retraía un poco; a veces me preguntaba si no habría alguna presunción por mi parte en aquella decisión.


Una curación sorprendente

 




Poco después vino l'abbé Joseph y le pedí al Señor que me diera un signo providencial que me confirmara en la vocación. Y a fines de 1961, l'abbé Joseph cayó gravemente enfermo con un tumor y tuvo que ser hospitalizado.

Hice una novena pidiéndole a Dios su curación por intercesión de Isidoro Zorzano. A los nueve días se curó repentinamente, de forma sorprendente y milagrosa.

Se creó un tribunal eclesiástico presidido por el Cardenal de Montreal en el que tras analizar el caso, se reconoció el carácter sobrenatural de aquella curación.



Aquella curación repentina fue el signo que yo había pedido.


Desde entonces el Opus Dei me ha ayudado en mi sacerdocio y en mi trabajo científico –respetando siempre mi libertad intelectual- como profesor de Sociología en la Universidad de Montreal hasta 1966, fecha en la que fui nombrado párroco, y a continuación, durante 17 años, promotor del apostolado de las vocaciones.


 

Ir a la página de Inicio