Inicio

 

Justina Mc Caffrey, diseñadora de moda:
la alegría de diseñar un vestido de novia


 





Justina McCaffrey, 30 años, casada y con tres hijos, es diseñora de moda. Vive en Hull, Quebec, con su marido David, que se ocupa de la promoción y administración de la firma.

Con ocasión del Jubileo de la Moda, en diciembre de 2000, le regaló a Juan Pablo II una casulla diseñada por ella. En la fotografía, una de sus creaciones.

“Amo la moda -declaraba en una entrevista para la televisión- porque amo la belleza. Recuerdo que de niña mi juego preferido era transformar mi habitación en una especie de boutique donde vendía mis vestidos. Era inevitable que acabase trabajando en el campo de la moda: no sabía ni cómo ni dónde, pero presentía desde siempre que ésta iba a ser mi profesión.

Me gusta diseñar especialmente vestidos de novia, porque toda mi vida está basada en el matrimonio, en la unión profunda de los esposos, en el amor mutuo. Y me llena de alegría colaborar con una joven en la preparación de su matrimonio y ayudarla a afrontar su nueva vida con su futuro marido. Me parece un privilegio.

Hay algunas novias que se ponen muy nerviosas antes de la boda y llegan a agobiarse y deprimirse casi sin darse cuenta. Yo les digo siempre que si van a casarse es porque están enamoradas, porque aman a su futuro esposo y porque se saben amadas por él...

Y las animo a que piensen en el día de mañana, en sus futuros hijos, en las cosas verdaderamente esenciales de la vida, sin darle demasiada importancia a esos momentos de locura previos a una boda: las flores, las invitaciones, el dinero para el banquete, etc.

En fin, procuro que vivan esa situación con realismo, profundizando en las razones que le llevan a dar ese paso decisivo en la vida de un hombre y de una mujer.


Ir a la página de Inicio