Inicio

 

David Mejía Velilla, Académico de la Lengua, opina sobre Escrivá


 

 








Mejía fue uno de los primeros miembros numerarios del Opus Dei de Colombia. Cultivó el Derecho, la poesía y diversas ramas de la literatura y de la historia. Fue Miembro de Número de la Academia Colombiana de la Lengua Española y de la Academia Colombiana de Historia.

Participó en la fundación de la Universidad de La Sabana, en Bogotá, y fundó, con otros pedagogos, la Asociación para la Enseñanza (ASPAEN), dedicada a la promoción colegios con sentido cristiano. Murió en Bogotá el 15-IX-2002.


Pocos meses antes de su fallecimiento, Mejía había participado, el 11 de marzo de 2002, en un acto académico organizado por la Academia Colombiana de la Lengua en reconocimiento a Josemaría Escrivá, por su contribución a la literatura espiritual cristiana.

Durante su lección magistral, afirmó que san Josemaría " entendió que su pluma era un instrumento para hablar con los hombres, para hablarles de Dios, con quien nunca dejó de dialogar. Esa conversación con Dios y con los hombres es una sola cosa, una única lengua, una misma pasión".

Fue analizando la huella que habían dejado en Escrivá los autores del Siglo de Oro español y la influencia de numerosos autores espirituales de la tradición cristiana: "La sencillez y vivacidad del modo de santa Teresa de Jesús; la hondura y belleza del estilo de san Juan de la Cruz; la fluida elegancia de fray Juan de los Ángeles o de Pedro de Alcántara".

"Vivió siempre buscando el rostro divino -concluyó refiriéndose a Escrivá- buscando su presencia, y sus escritos fueron hechos delante de Él y como una ofrenda".

Durante una entrevista para la televisión precisaba este académico: "En mi opinión Mons. Escrivá no es un escritor ascético o místico al modo, por ejemplo, de los místicos españoles, de los escritores de la ascética, de la vida interior o los tratadistas espirituales. Yo encuadraría la obra que legó escrita, en cuanto a su contenido, dentro de la literatura sapiencial.

Mons. Escrivá comunica en sus escritos la sabiduría que Dios le comunicó para enriquecer a la Iglesia, para descubrir el tesoro del Evangelio, de la tradición de los Padres y de los grandes escritores de la Iglesia, para enriquecer nuestro tesoro doctrinal católico con toda la doctrina -teológica, mística, ascética- acerca de la santificación de la vida ordinaria".


Para saber más:

Oficina de Prensa del Opus Dei en Colombia

Opus Dei en Colombia: Cali; veinte años de trabajo

La Universidad de la Sabana, promovida por personas del Opus Dei en Colombia


Ir a la página de Inicio