Inicio

 

Modesta Nazario, de Atlacomulco, México

Cooperadora del Opus Dei



Ahora puedo ayudar

"Conocí Toshi en 1964 -comentaba doña Modesta, que tienen en su casa tiene un pequeño criadero de pavos-. Era un dispensario médico y se daban clases de alfabetización y de doctrina católica: allí aprendí muchas cosas que me han servido para sacar adelante mi familia.

He tenido once hijos, cuatro se murieron cuando eran pequeños. Dios nos ayudó a mantener a los otros con lo poquito que ganaba mi esposo fabricando vajillas de barro, con tortillas que yo misma preparaba y lo que nos ayudaban en Toshi.

Cuando mi esposo Pedro murió, los hijos empezaron a sacar el trabajo adelante. Ahora, yo puedo llevar a Toshi legumbres y algunas monedas.


Pero sobre todo, ofrezco a Dios por la labor del Opus Dei el rezo del Ángelus, tres padrenuestros y dar de comer a los animalitos.

También he podido ayudar a la edificación de la iglesia de mi pueblo".


Además de Toshi, los miembros y cooperadores del Opus Dei, junto con muchas otras personas deseosas de contribuir al bien común, han alentado diversas iniciativas a lo largo de la geografía mexicana. Entre otras:

El Centro Cultural Toshi, en el Estado de México

La Escuela Femenina de Montefalco, en Morelos

El Centro Educativo Jaltepec, en Jalisco

El Instituto Tecnológico Yalbi, en Tlaxcala

La Escuela Técnica en Servicios de Hospitalidad, en Coahuila; etc.


Ir a la página de Inicio