Inicio

 

Cardenales y obispos: opiniones sobre Escrivá


 
Numerosos miembros de la Jerarquía eclesiástica mundial, contemporáneos de Escrivá, pidieron al Papa la apertura de la Causa de Canonización del fundador del Opus Dei. Muchos de ellos le habían tratado y conocido personalmente. Estos son algunos testimonios de Cardenales y obispos de la Iglesia sobre Escrivá. Son particularmente conocidos, por ocupar las sedes de Praga, París, San Salvador, Madrid, Manila, Essen, Colonia, San Juan de Puerto Rico, México, Nairobi, Chicago, etc.

Cardenal Frantisek Tomasek, Arzobispo de Praga

"Su muerte ha sellado una ejemplar vida cristiana y sacerdotal, modelo para la Iglesia. Son conocidos universalmente su gran amor y su entrega a las Iglesia Católica y al Romano Pontífice, y su fecundo apostolado con los laicos, a quienes con su ejemplo y entrega formaba para la evangelización del mundo, y su labor ecuménica" (Roma, 22-X-1975).


 

Cardenal Francois Marty, Arzobispo de París

"Si su mensaje sobre la llamada universal a la santidad, mediante la santificación de las ocupaciones ordinarias de la vida cotidiana y el ejercicio del apostolado, felizmente asumido por el Concilio Vaticano II, fuese propuesto ahora a todos los fieles con una declaración oficial, en la que la Iglesia reconociese la santidad de Monseñor Escrivá de Balaguer y lo propusiese como modelo a los hombres de nuestro tiempo, el mundo entero obtendría un gran beneficio" (París, 8-I-1979).


Óscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador

"Tuve la suerte de conocer personalmente a Monseñor Escrivá de Balaguer y de recibir de él aliento y fortaleza para ser fiel a la doctrina inalterable de Cristo (...). Monseñor Escrivá de Balaguer supo unir en su vida un diálogo continuo con el Señor y una gran humildad: se notaba que era un hombre de Dios" (Santiago de María, El Salvador, 12-VII-1975).


Cardenal Vicente Enrique y Tarancón, Arzobispo de Madrid

"La Archidiócesis se honra y se llena de gozo al pensar que precisamente aquí, en Madrid, la Divina Providencia quiso inspirar al Siervo de Dios la fundación del Opus Dei" (En el acto de constitución del Tribunal para el Proceso de vida y Virtudes de Mons. Escrivá de Balaguer. Apertura del Proceso de Virtudes, Madrid, 18-V-1981).


Cardenal Angel Suquía, Arzobispo de Madrid

"Es, sin duda, un gran gozo para la Iglesia, que cuantos estamos en comunión con Ella compartimos hoy, en la segura esperanza de que este sencillo acto sirva para despertar y promover deseos y propósitos de santidad" (Clausura del Proceso de Virtudes, Madrid, 26-VI-1984).


Cardenal Jaime Sin, Arzobispo de Manila

"Hace unos veinte años que conozco el Opus Dei y a lo largo de este tiempo siempre me ha impresionado su énfasis en el apostolado de la doctrina. La labor del Opus Dei es, en verdad, una continua catequesis. En la tarea de difundir la sana doctrina, Mons. Escrivá de Balaguer siguió siempre el ejemplo dado por el Señor de 'hacer y enseñar'" (Madrid, 26-VI-1985).


Cardenal Joseph Höffner, Arzobispo de Colonia y Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania

"Ciertamente el Señor habrá recompensado a Mons. Escrivá de Balaguer por todo lo que ha hecho por la Iglesia desde 1928. Estoy convencido de que el Fundador del Opus Dei, ahora en la Gloria de Dios, hace por la Iglesia aún más de lo que ha podido hacer en la tierra" (Colonia, 11VIII-1975).


Cardenal Bueno Monreal, Arzobispo de Sevilla

"Josemaría tenía una gran humildad (...). Huía de lo que luego, durante el Concilio, hemos llamado 'triunfalismo'. Como el fermento escondido que desaparece en la masa, así era él y así quería que fueran los que le seguían (...). Hablaba con naturalidad y sencillez y, cuando se le oía, se descubría que indudablemente estaba haciendo una labor importante: nueva, muy nueva... (...).

Estoy persuadido de que vivía las virtudes sobrenaturales en grado heroico, pero en mi recuerdo han quedado grabados los gestos humanos que servían de vehículo: era una verdadera lección de vida que, en mí -y supongo que en tantos amigos e hijos suyos-, dejaron profunda huella" (Sevilla, 21-XI-1977).


José María García Lahiguera, Arzobispo de Valencia. Se ha abierto su Causa de Canonización.

"El Padre era un enamorado de Jesucristo y contemplando su vida, como yo la conocí a lo largo de tantos años, más de cuarenta, puedo terminar diciendo -en todo sometiéndome al juicio de la Iglesia- que Mons. Escrivá de Balaguer y Albás fue un santo".


Cardenal Franz Hengsbach, Obispo de Essen

"Probablemente hay pocas personalidades en la vida de la Iglesia -especialmente hoy en día- cuya importancia para la Iglesia haya sido tan universal, tan católica y tan eminentemente actual como la de Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer" (Essen, 8-IX-1975).


Cardenal González Martín, Arzobispo de Toledo y Primado de España

"Mucho antes del Concilio Vaticano II trabajó él, como nadie, en la promoción del laicado, en la auténtica y profunda promoción, no en las ridículas y tristes experiencias que tanto han abundado y siguen haciendo acto de presencia en los años del posconcilio; y en el campo del ecumenisno, y en el diálogo con el mundo moderno, y en el reconocimiento efectivo de la sana autonomía de las realidades temporales.

Precisamente por eso, ahora, cuando tantos se mueven alocadamente, sin rumbo, porque su frivolidad les priva de la luz, él supo mantenerse tan firme y enhiesto en la roca de la fidelidad sin convertirse jamás en u futurólogo insustancial que, creyendo atisbar el porvenir, consiente en que el presente se le desmorone entre las manos. Porque supo ser un auténtico progresista, fue también ‑como no puede ser menos‑ un conservador denodado y valiente de la raza de los mártires y de los confesores de la fe" (Madrid, 24-VIII-1975).


Cardenal Sergio Pignedoli, Presidente del Secretariado para los no cristianos

"La vida del Fundador del Opus Dei no hizo sino expresar plenamente este estilo: rezar, amar, trabajar, sonreír. Fue una vida sencilla y normal, (...) una vida de trabajo incesante, espejo ejemplar de esa espiritualidad del trabajo de la que fue incansable maestro y apóstol. (...) Mons. Escrivá de Balaguer pertenece ya a la historia y al tesoro de toda la Iglesia" (Roma, 1975).


Cardenal Luis Aponte Martínez, Arzobispo de San Juan de Puerto Rico

"Hasta el último latido, el corazón de Mons. Escrivá de Balaguer ha estado transido de esa pasión por la santidad. Su labor y su enseñanza constituyen una paladina manifestación de la vitalidad maravillosa de la Esposa de Cristo. No sólo contribuyó a reforzar el sentido de plenitud que lleva consigo la vocación cristiana del laicado, sino que también enriqueció con notable y vital aportación a la Teología Ascética de la vida sacerdotal y la práctica del ministerio sacerdotal" (San Juan, 11-II-1979).


Cardenal Franz Köning, Presidente del Secretariado Pontificio para los no creyentes

"En un terreno humano puede bastar la personalidad cordial de Mons. Escrivá de Balaguer y este pluralismo interno de la institución por él fundada para explicar la extensión del Opus Dei. Para el creyente, esta extensión es un signo de la cercanía de Dios y de la relación directa con Cristo por la que ha luchado durante toda su vida el Fundador del Opus Dei" (Roma, 9-XI-1975).


Cardenal Darío Miranda, Arzobispo de Ciudad de México y Primado de México

"Quienes tuvimos la gracia de conocer a Mons. Escrivá de Balaguer y de tratarlo en múltiples ocasiones, sintiendo el calor de su sincera amistad y su entrega ejemplar por la Iglesia hasta el instante en que ‑en olor de santidad‑ Dios lo llamó a su presencia (...), no podemos menos que agradecer al Señor esta palpable muestra de su amor por la Iglesia" (Hermosillo, 16-VI-1979).


Cardenal Ugo Poletti, Vicario General de Roma

"Son numerosísimos en todas partes los fieles, entre los cuales yo mismo me incluyo con gozo, que recurren con fe a la intercesión del Siervo de Dios en sus necesidades espirituales y materiales. Todos nosotros tenemos la esperanza de verlo pronto elevado al honor de los altares y propuesto como modelo de vida cristiana para la Iglesia univeral" (Roma, 8-XI-1986).


Cardenal Maurice Otunga, Arzobispo de Nairobi

"Su espíritu se hizo, año tras año, cada vez más joven, con una increible vitalidad de juventud y alegría. Todo esto, no nacía sin esfuerzo, sino precisamente como fruto de toda una vida de lucha heroica que le llevó a unirse cada día más con el Señor" (Nairobi, 3-II-1980).


Cardenal Andrej María Deskur, Presidente Emérito del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales

"Para quien, como el que suscribe, ha tenido la suerte -o mejor, la gracia- de conocer personalmente al Fundador del Opus Dei, es imposible no identificar en sus libros la huella, el surco trazado por su alma enamorada de Dios, que cumple cabalmente con su deber de acercar Dios al mundo, y a los hombres, y el mundo y a los hombres a Dios" (Roma, 14-XII-1986).


S.E.R. Mons. Gaetano Alibrandi, Nuncio Apostólico en Irlanda

"Tuve la suerte de encontrame con Mons. Escrivá en 1966. Conservo un vivísimo recuerdo de su cautivadora personalidad; me llamó la atención su sencillez, su agudeza de mente y su carácter fuerte (...).

No creo exagerar si afirmo que Mons. Escrivá es para el siglo veinte lo que Francisco de Asís y Domingo de Guzmán fueron para el siglo doce e Ignacio de Loyola para el dieciséis" (Opus Dei: 50 Years of Service to the Church, en "The Furrow", Dublín XII-1978).


Card. John Patrick Cody, Arzobispo de Chicago

"Tuve el privilegio de conocerle en Roma, al inicio de los años cincuenta, con ocasión de la consagración episcopal de mi querido amigo el Card. Ferretto. Ya entonces tenía fama de ser un sacerdote santo, con una gran devoción a Nuestro Señor y a su Santísima Madre, y de tener un gran amor a la Iglesia, a la Santa Sede y a la Jerarquía (...).

"El amor de Mons. Escrivá hacia el sacerdocio constituirá un magnífico ejemplo para tantos sacerdotes, que luchan por vivir santamente en este mundo lleno de confusión. Y su amor y su preocupación por los jóvenes serán un fortísimo impulso para los jóvenes de todo el mundo, la esperanza de la Iglesia" (Carta al Santo Padre, Chicago 15-XII-1978).


Ir a la página de Inicio