Inicio

 

Heinrich Popella, de Colonia, Alemania.

Cooperador del Opus Dei



Estimar la libertad

Contaba Heinrich Popella, que ha sido durante más de 20 años director de una escuela pública de enseñanza secundaria:

"Un amigo me llevó a los retiros hace más de 20 años. Desde entonces, la relación se fue haciendo cada vez más estrecha. Actualmente soy cooperador. Me entusiasmó el objetivo: cumplir todos los deberes ante los ojos de Dios e intentar hacerlo de tal modo que se le puedan ofrecer.


Este espíritu ha marcado toda mi vida: mi familia, mi actuación profesional, mi labor como miembro del consejo pastoral de mi parroquia, y, durante muchos años, mi trabajo como afiliado a un partido político.

En este partido —que no defiende preferentemente posiciones cristianas— actué siempre bajo mi exclusiva responsabilidad; y durante ese tiempo aprendí a estimar de manera especial la libertad en materias políticas que es connatural al Opus Dei."


Para saber más:

Oficina de Prensa del Opus Dei en Alemania




Algunas iniciativas promovidas por miembros del Opus Dei y cooperadores en Alemania:

Bildungszentrum Maarhof (Colonia; Köln; Alemania)

Jugendclub Feuerstein (Colonia; Köln; Alemania)

Jugendclub Kürbis (Munich; München; Alemania)

Jugendclub Linie 15 (Bonn; Alemania)

Jugendclub Mainkratzer (Frankfurt; Alemania)

Kolleg Heristal (Aachen; Alemania)

Studentinnenheim Aurach (Munich; München; Alemania)

Studentenheim Erk (Aachen; Alemania)

Studentenheim Müngersdorf (Colonia; Köln; Alemania)

Studentenheim Schweidt (Colonia; Köln; Alemania)

Studentenheim Widenberg (Münster; Alemania)


A la pregunta ¿Cómo es la expansión del Opus Dei en Alemania? respondió en agosto de 2005 el Prelado Echevarría:


El Opus Dei crece de modo natural, su mensaje se difunde de persona a persona, de uno en uno. La medida del apostolado es una medida humana, aunque el motor del apostolado es siempre la gracia de Dios, que tiene sus ritmos y su lógica.

En Alemania, la labor del Opus Dei -como pienso que sucede con la Iglesia en general- se extiende de modo particular entre familias jóvenes: personas que desean compartir su experiencia de la fe, recurrir a la ayuda de unos
medios de formación cristiana compatibles con los deberes ordinarios.

Me consta que, en diferentes ciudades, son muy numerosas las personas que participan en las actividades apostólicas. En la Misa que el Cardenal Meisner celebró en enero de 2002, con ocasión del centenario del nacimiento de San Josemaría, la Catedral de Colonia era un hervidero de personas.

San Josemaría estuvo en diversas ocasiones en Alemania. Tuve la suerte de acompañarle, por primera vez en 1958, y comprobé que sentía admiración por esta tierra y por este pueblo y sus virtudes. Confiaba mucho en la aportación que los católicos alemanes pueden seguir haciendo a la labor evangelizadora de la Iglesia. También aquí, como en todos los lugares,vino a aprender, a querer, a servir.


 

Ir a la página de Inicio