. Inicio

 

Álvaro del Portillo (1914-1994)
obispo, Prelado del Opus Dei


Su vida en imágenes


Niñez

 

 

 

Álvaro del Portillo nació en Madrid , el 11 de marzo de 1914 en una casa cercana a la Puerta de Alcalá.


Fue el tercero de ocho hermanos. Su padre, Ramón del Portillo, era un abogado español; su madre, Clementina Diez de Sollano,  era mexicana.

 

 


Un joven ingeniero

 

 

En 1932, mientras preparaba el ingreso en la Escuela de Ingeniero de Caminos, comenzó la carrera de Ayudante de Obras Públicas para ayudar a su familia, que atravesaba una difícil situación económica.


En 1933 superó los exámenes de entrada en la Escuela de Ingeniería de Caminos.


Estudió además la carrera de Filosofía y Letras -Sección de Historia-, en la que se doctoró en 1944 con la tesis Descubrimientos y Exploraciones en las Costas de California (Premio Extraordinario).


En 1949 obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en la Universidad  Pontificia de Santo Tomás; y años después, en 1965, se doctoró en Ingeniería de Caminos con un estudio titulado Proyecto de modernización de un puente metálico antiguo.

 


1935. Encuentro con el Opus Dei

 

En julio de 1935, antes de salir de Madrid para las vacaciones de verano, decidió despedirse de san Josemaría, al que había conocido durante el curso académico. San Josemaría le invitó a un retiro que iba a dirigir días después. Al término de ese retiro, el 7 de julio, del Portillo pidió la admisión en el Opus Dei.

Con el paso de los años Álvaro del Portillo se convertiría en el colaborador más directo de san Josemaría, junto al que trabajó en la dirección e impulso apostólico del Opus Dei.

 


1944. Sacerdote

 

 

El 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote por el Obispo de Madrid, don Leopoldo Eijo y Garay, tras una intensa preparación.

San Josemaría dijo de él: “Ha puesto en muchas ocasiones sus espaldas, para aliviar el peso de la carga que el Señor me ha confiado. En los momentos difíciles he encontrado su paz, su alegría y su serenidad, que provenían de su fe en el Señor”

En 1946, se trasladó a Roma, pocos meses antes de que el Fundador, con el que convivió desde entonces en la Ciudad Eterna.

 


Junto a san Josemaría

 

 

Impulsó personalmente el comienzo de la labor apostólica en las ciudades más importantes de ese país: Roma, Milán, Nápoles, Palermo, etc. Fue Rector del Colegio Romano de la Santa Cruz (1948-1953), en el que se forman desde entonces miembros del Opus Dei de diversos países.

Acompañó a san Josemaría en sus viajes por Europa y América, para preparar o consolidar el trabajo apostólico en países muy diversos. Trabajó infatigablemente al servicio de la Iglesia.


Con el sucesor de Pedro

 

 

Gozó del aprecio de los sucesivos Papas -que le confiaron numerosos trabajos al servicio del Pueblo de Dios- por su santidad de vida, su experiencia pastoral, su profunda humanidad –era un hombre de carácter comprensivo, alegre y afable—, su sensibilidad social y sus conocimientos teológicos y jurídicos.

Durante el pontificado del venerable Pío XII colaboró con varios dicasterios pontificios.

San Juan XXIII le nombró Consultor de la Congregación del Concilio (1959-66) y fue Secretario de varias Comisiones Conciliares, promoviendo —durante su activa participación en el Vaticano II— la renovación espiritual de la Iglesia con mentalidad abierta y audaz.

 


En el Concilio Vaticano II

 


El futuro beato Pablo VI, con el que le unía una antigua relación, le encomendó diversas tareas en la Santa Sede: en la Comisión Pontificia para la Revisión del Código de Derecho Canónico (1963); en la Comisión Postconciliar sobre los Obispos (1966); etc.; al igual que su sucesor, san Juan Pablo II, al que había conocido durante los trabajos conciliares.

Fue un pastor de almas de profundo espíritu ecuménico, que desarrolló su tarea evangelizadora en todo el mundo, con cristianos y no cristianos. Sus libros y ensayos, traducidos a varios idiomas, han supuesto una notable aportación a la misión del laicado y de los sacerdotes en el mundo actual.



1975. Sucesor de san Josemaría

 

El 15 de septiembre de 1975 fue elegido primer sucesor de san Josemaría. De su etapa al frente del Opus Dei sobresalen dos hechos decisivos: la erección de la Obra en Prelatura personal en 1982 y la beatificación de Josemaría Escrivá en 1992 por san Juan Pablo II.

Impulsó la labor apostólica del Opus Dei en nuevos países, como Suecia, Finlandia, Polonia, Checoslovaquia, Camerún, República Dominicana, Hong-Kong, Nueva Zelanda, Trinidad-Tobago, Zaire, Costa de Marfil, etc.

Dirigió el Opus Dei desde 1975 a 1991 con gran dinamismo evangelizador, con un fuerte sentido de comunión eclesial y fidelidad al carisma fundacional. Durante ese periodo esta realidad de la Iglesia pasó de 60.000 miembros a 78.000.

 

 


Al servicio de la Iglesia universal

 

 

Dotado de gran creatividad apostólica y visión de futuro, promovió numerosas instituciones al servicio de la Iglesia: entre ellas el Ateneo Romano de la Santa Cruz, en Roma, hoy Universidad Pontificia, donde estudian sacerdotes, religiosos y laicos de todo el mundo.

Como fruto de su amor y preocupación hacia los más pobres y necesitados, impulso la puesta en marcha de numerosas labores sociales en las zonas más pobres de algunos países del llamado Tercer Mundo.

Fue Consultor de varias Congregaciones vaticanas, y participó en los sucesivos Sínodos de los Obispos.

 


1991. Obispo Prelado del Opus Dei

 

Algunos de sus libros y ensayos, traducidos a varios idiomas, han supuesto una notable aportación a la doctrina sobre el laicado y el sacerdocio, como sus libros Fieles y laicos en la Iglesia y Escritos sobre el sacerdocio.

Juan Pablo II le consagró obispo el 6 de enero de 1991.


Fallecimiento. 23 de febrero de 1994


Falleció santamente el 23 de marzo de 1994, tras peregrinar a Tierra Santa. La mañana anterior había celebrado su última Misa en la iglesia del Cenáculo en Jerusalén



 

La Causa de Canonización

 

Tras su fallecimiento, el Papa Juan Pablo II quiso orar ante sus restos mortales en la Sede Central del Opus Dei, como reconocimiento por su servicio al Pueblo de Dios.

Numerosos fieles acuden para rezar ante su tumba, en la cripta de la Iglesia Prelaticia del Opus Dei, en Roma.

Sigue en curso su Causa de Canonización, que la Iglesia inició en 2004, diez años después de su fallecimiento, en Roma.


Es declarado Venerable. Beatificación

El 28 de junio de 2012 fue declarado Venerable por el Papa Benedicto XVI.

El Papa Francisco dispuso que fuera beatificado en Madrid el 27 de septiembre de 2014.

 



 

Ir a la Página de Inicio