-- Inicio

 

El Opus Dei, el PP* y el gorro de don Federico


Por si no queda claro...


(PP son las siglas del Partido Popular, un partido político español)

 

  • El Opus Dei es una realidad eclesial extendida por los cinco continentes que no tiene nada que ver con la politica, y menos con la de un país en concreto, como sabe cualquier persona informada.

    Cuenta con decenas de miles de miembros y cooperadores que viven en numerosas naciones y que sostienen, como es lógico, opiniones muy diversas en las llamadas “materias temporales”: culturales, artísticas, políticas, etc.
  • Esto -que parece entenderse con bastante claridad en los países con siglos de tradición democrática- no se discierne con tanta lucidez en países como España.


    Ignoro las causas de esa dificultad de comprensión: posiblemente algunas causas sean generacionales, de mentalidad, involuntarias; otras procederán, quizá, de la falta de una información crítica sobre el asunto; sin descartar que algunas supuestas incomprensiones, en casos particulares, obedezcan a tácticas e intereses concretos de carácter político.


    No faltan los que se obstinan, en cada quinquenio, con asimilar el Opus Dei -una realidad de la Iglesia Universal- a tal o cual formación política de la Península, de las Islas Canarias, o de Ceuta, Melilla y Baleares.

    Sin embargo es patente –es Historia de España- que entre los miembros del Opus Dei, como sucede entre los católicos españoles, hay de todo, políticamente hablando: de todos los colores del arcoiris político que son compatibles con la fe cristiana.



    liberales
    defensores a ultranza de la unidad de España
    medio defensores de la unidad de España
    separatistas de las diversas naciones
    medio separatistas
    nostálgicos
    monárquicos
    antimonárquicos
    un pelín monárquicos
    monárquicos con un toque liberal
    personas a las que le da igual la monarquía que la república
    personas a las que no les da igual la monarquía que la república en absoluto
    republicanos convencidos
    republicanos con dudas
    medio republicanos
    republicanos de la III República
    socialistas
    socialistas con reparos
    socialistas sin reparos, pero con este matiz
    de izquierdas
    medio socialistas con ese otro matíz
    medio socialistas, pero tirando a centro
    medio socialistas, tirando a derechas en unas cosas y a izquierdas en otras
    de centro, tirando a izquierdas
    de centro puro y sin matices
    de centro puro, pero con matices
    de centro, pero miré usted como están las cosas
    de centro izquierda
    de centro derecha
    de no me aclaro
    de usted ya me entiende
    posibilistas
    soñadores
    realistas
    utópicos
    verdes de este grupo concreto
    verdes en general
    verdes muy preocupados por el chapapote
    ecologistas
    constitucionalistas
    anticonstitucionalistas
    regionalistas
    de derechas de toda la vida
    moderadamente de derechas
    de derechas desde hace muy poco
    moderadamente de izquierdas
    de izquierdas desde que pusieron a este alcalde
    de derechas desde que pusieron a este alcalde
    muy de derechas
    nacionalistas
    no nacionalistas
    cansados de oir hablar de nacionalismo y antinacionalismo
    cantonalistas
    ni fu ni fa
    muy de izquierdas en lo social
    medio nacionalistas
    militantes entusiastas de un partido
    personas que no militan en ningún partido y menos con entusiasmo
    muy concienciados con la política
    muy concienciados con llegar a fin de mes con el sueldo que tengo
    del "no se sabe"
    del "no me aclaro con lo que pasa en política"
    políticos profesionales
    contentísimos con los políticos
    insatisfechos con los políticos
    hartos de los políticos
    hartos del tráfico de la capital
    etc.

  • Basta estar al tanto de la historia española reciente y seguir la prensa diaria, para estar informado de la diversidad de opciones de aquellas personas del Opus Dei que han intervenido en la vida pública española y que han hablado del tema: hay figuras como el primer Presidente del Senado de la época democrática, militantes de partidos nacionalistas separatistas, etc.

  • Todas estas explicaciones resultan superfluas, como he dicho, para los ciudadanos de naciones y países que han gozado durante décadas de libertad religiosa y civil.

    Pero en España hay que explicar todavía esto. Quizá sea una consecuencia inevitable de las mentalidades que se forjan bajo las dictaduras, incapaces de entender el sentido de la libertad. Y eso lleva a tener que recordar lo obvio todavía en países como España, que han padecido periodos históricos propensos a las confusiones político-religiosas.

  • Sin embargo, tengo la impresión de que las generaciones jóvenes de ciudadanos españoles detestan las intromisiones en la libre opción espiritual de cada uno.


    Las nuevas generaciones de españoles, nacidas y criadas en tiempos de mayores libertades políticas, y con un mayor sentido de la democracia, comprenden cada vez mejor (afortunadamente) la irritación de señores como D. Federico Gómez Pardo, que escribía en el diario El País el 2 de mayo de 2004:



“Y de lo que estoy hasta el gorro es de que se identifique el Opus Dei con la política o con el PP.

Personalmente –y lamento la alusión propia-en los años sesenta milité en un partido clandestino, luché por la desaparición del SEU, fui el primer presidente del Sindicato Libre de Estudiantes de la Escuela de Agrónomos de Valencia.

Estuve perseguido por la policía, pasé por la Brigada político-social y tuve una demanda judicial por mis actividades como dirigente estudiantil. ¡Y ya era del Opus Dei!

¿Por qué no se entiende que en la Obra tenemos total libertad en cuestiones políticas?

Pues, por si no queda claro, diré que soy republicano, no me gusta el PP y he votado siempre al que me ha dado la realísima gana.”

 




 

José Miguel Cejas

 

 

Ir a la Página de Inicio