Inicio

 

Sor Lúcia, vidente de Fátima
y los comienzos del Opus Dei en Portugal



Sor Lucia, una de las tres videntes de Fátima

Lúcia dos Santos, ya fallecida, fue una de los tres videntes de Fátima, junto con los beatos Francisco y Jacinta. San Josemaría la conoció en febrero de 1945, en Tuy, una ciudad gallega situada junto a la frontera portuguesa, donde vivía su amigo Fray José López Ortiz, obispo de aquella diócesis, y donde Sor Lúcia era entonces religiosa dorotea. Luego paso al Carmelo.

En aquel tiempo san Josemaría ya pensaba comenzar el trabajo apostólico del Opus Dei en Portugal, aunque no de modo inmediato. Fue sor Lúcia la que le insistió en aquel primer encuentro para que realizase un viaje a su país.

Tras esa primera conversación tuvieron un segundo encuentro en el que, como recordaba san Josemaría, "volvió para decirme que el Opus Dei tenía que ir a Portugal. Le contesté que no teníamos pasaporte, pero ella respondió: eso lo arreglo yo enseguida. Llamó por teléfono a Lisboa y nos consiguió un documento para pasar la frontera.

"No hablamos para nada de las apariciones de la Virgen; nunca lo he hecho. Es una mujer de una humildad maravillosa. Siempre que la veo, le recuerdo que tiene una buena parte en el comienzo de la labor de la Obra en Portugal".

El secretario de cámara del Obispo recordaba que tras ese encuentro en Tuy san Josemaría tuvo "uno de estos detalles afectuosos y simpáticos que le eran habituales: le preguntó a la vidente si quería alguna cosa para su familia, a la que veríamos poco después. Sor Lúcia no quería nada, pero recuerdo que compramos unos panes -entonces algo muy cotizado- y se los llevamos. Cuando regresamos de Portugal, Sor Lúcia quiso ver al Padre, de nuevo, para agradecérselo".

Tras el fallecimiento de san Josemaría en 1975 sor Lucia escribió una carta pidiendo al Papa que se abriese la Causa de Canonización de Josemaría Escrivá.


Ir a la página de Inicio