.Inicio

 

Sentirse hijo, sentirse...


 

 


Hoy, como todas las tardes, esta madre de familia valenciana ha acudido al colegio de su hija para recogerla y llevarla a casa.

Le divierte la propuesta de grabar un video para Youtube, y hace un pequeño cambio en su rutina diaria y sentada en un banco del parque habla ante la cámara -ante los ojos atónitos de su hija- de una experiencia personal, particularmente intima: la experiencia de sentirse... pero mejor será escucharlo de sus propios labios.


Texto y audio de San Josemaría sobre la filiación divina

Video de San Josemaría sobre el amor de Dios


San Josemaría habla sobre la filiación divina:

De modo especial en los momentos y situaciones más dolorosas el cristiano se sabe hijo de Dios: «Cuando el Señor me daba aquellos golpes, por el año treinta y uno, yo no lo entendía. Y de pronto, en medio de aquella amargura tan grande, esas palabras. Tú eres mi hijo, tú eres Cristo.

Y yo sólo sabía repetir: Abba, Pater!; Abba, Pater!; Abba!, Abba!, Abba! Ahora lo veo con una luz nueva, como un nuevo descubrimiento: como se ve, al pasar los años, la mano del Señor, de la Sabiduría divina, del Todopoderoso.

Tú has hecho, Señor, que yo entendiera que tener la Cruz es encontrar la felicidad, la alegría. Y la razón –lo veo con más claridad que nunca- es ésta: tener la Cruz es identificarse con Cristo, es ser Cristo, y, por eso, ser hijo de Dios».
 

La filiación divina así sentida lleva a conducirse de acuerdo con ella: fomenta la confianza en la providencia divina, la sencillez en el trato con Dios, un profundo sentido de la dignidad de todo ser humano y de la fraternidad entre los hombres, un verdadero amor cristiano al mundo y a las realidades creadas por Dios, la serenidad y el optimismo.

 

Aquí: Más textos de san Josemaría sobre la filiación divina, que lleva a vivir como hijos de Dios (de la web parroquia de san Josemaría, en Valencia)

 


 

Ir a la página de Inicio