Inicio

 

Ursula Wasserl: tiempo para todo


 








Testimonio de una madre de familia vienesa, cerrajera, sobre el Opus Dei

Somos una familia vienesa católica. Tenemos seis hijos, y mi marido yo trabajamos durante todo el día en nuestra tienda de cerrajería, que nos permite conocer a mucha gente.

Hace unos años salieron en algunos medios de comunicación de Austria algunas informaciones contradictorias sobre el Opus Dei y mi marido y yo nos propusimos enterarnos bien de qué se trataba. Como tenemos relación por medio de la tienda con algunas parroquias, nos pusimos en contacto con un sacerdote de la Obra, que nos proporcionó los medios para informarnos a fondo.

Lo hicimos; y empezamos a participar en algunos medios de formación del Opus Dei. Nos dimos cuenta enseguida de que su espíritu nos ayudaba a ver nuestra vida de una forma mucho más positiva y armoniosa.

Ahora tenemos más alegría que antes en el trabajo, una alegría que -sin que nosotros nos lo propongamos expresamente- acaba contagiando a los clientes y a los empleados del taller. Y nos da la sensación de que todos trabajamos mejor.

Los clientes se asombran de que estemos habitualmente de buen humor y comienzan a hacernos preguntas; y así, van surgiendo, de forma espontánea, mientras les vendemos una cerradura o una llave, conversaciones sobre Dios, sobre la Iglesia…

El problema que teníamos antes (y que seguimos teniendo ahora), es el de cómo sacar, día tras día, todo adelante y al mismo tiempo: el trabajo de la casa, la familia, los hijos, la tienda…

Pero vemos que este problema se va solucionando poco a poco, porque estamos comprobando que por medio de la oración se acaba encontrando tiempo para todo.


 

Ir a la página de Inicio