Inicio

 

Mons. Wheeler habla sobre san Josemaría Escrivá


 

 





"Se veía a sí mismo como un borriquito, como una bestía de carga para el Señor" comentaba un obispo inglés, Mons. Wheeler, durante un programa de televisión, recordando sus encuentro con san Josemaría.


El principal recuerdo que guardo de él es su optimismo. Se estaba a gusto con él: era un huésped encantador. Y cuando las cosas se ponían mal en la conversación... -recuerdo una vez, durante un almuerzo, que estaba yo con él y algunos obispos que le hacían objeciones en diferentes puntos- sabía disipar las resistencias con aquel gran amor que irradiaba.

Recuerdo cómo abrazaba a la gente, con qué fuerza; como se reía... La alegría era, sin duda alguna, una de sus grandes virtudes.


Siempre tuve la impresión de haber conocido a una persona muy santa que, al mismo tiempo, era muy humana. Después de todo, ésta es la santidad verdadera, ¿no le parece?. Se trata de edificar sobre la naturaleza que Dios nos ha dado. Y Dios le concedió numerosos dones...

Mire esto: me lo regaló él... Creo que fue un día después del almuerzo, en Roma. "Póngalo sobre la chimenea de su despacho -me dijo- y, cada vez que lo mire, acuérdese de rezar una oración por mí".

Yo lo miro, y eso me ayuda cuando me parece que me estoy tomando demasiado en serio. Él se veía a sí mismo así: como un borriquito, como una bestia de carga para el Señor.


Ir a la página de Inicio