-Inicio

 

Relatos de Palestina

Relato 1

 

Julio Eugui

1. Relato de viaje

2. A propósito de inocentes

3. A los doce años

4. Lo mejor para el final

5. Los marranos de Gerasa

6. Noticias de posible interés

7. Lamentos

8. Visita inesperada

9. Así de sencillo

10. Un fulano que banqueteaba opíparamente

11. Se discute en la era

12. Entre los dos

13. Un hecho escandaloso

14. Esperanza

15. Tenacidad

16. Parábola del buen judío

17. Más oportunidades

18. Llanto

19. Un aroma indeleble

20. El trono del Rey

21. De noche

22. Nombre de dulzura

 

Los autores de los textos evangélicos no han pretendido escribir primariamente una biografía del Maestro, y menos todavía según el estilo actual de redactar obras de este género.

Por tal razón, a nadie sorprende la concisión, la parquedad de detalles, el esquematismo, en definitiva, la sobriedad literaria de los Evangelios; lo cual no impide que cautive su lectura: la figura de Jesucristo, sus palabras y sus obras, atraen, llegan a producir emoción, conmueven, entusiasman, y hacen que se vuelva con gusto, una y otra vez, sobre las mismas páginas para saborearlas.

Nada tiene de particular, por otro lado, que la frugalidad literaria de los evangelistas induzca al lector a querer aportar, con la imaginación, un conjunto de elementos que por lo general no aparecen en las narraciones: colores, olores, ruidos familiares, ambientación, paisajes, reacciones de las personas, rostros de sorpresa, protestas airadas, exclamaciones, gozos íntimos...

Así las cosas, se comprende que nos hayamos planteado algunas cuestiones y nos hayamos animado a narrarlas a nuestra manera, como Dios nos lo ha dado a entender. Por ejemplo: quién indicó a María y José la gruta en que se cobijarían al llegar a Belén; cómo vivió Natanael la jornada de las bodas de Caná, su pueblo natal; qué decidió a la mujer hemorroísa a acudir a

Jesús y qué recuerdo guardó del milagro; o bien: por dónde anduvo Judas cuando abandonó el Cenáculo; incluso: por qué no "recrear" alguna parábola y contarla con detalles de propia cosecha...

Ejercicio de imaginación. Quizás alguien pensará que determinado hecho no aconteció como aquí se describe; pero,¿no pudo haber sido así? En todo caso, concédase un margen de confianza a la noble capacidad humana de imaginar.

Julio Eugui

 

 

 

 


 

 


Ir a la página de Inicio