Sexo seguro

 

 

Que no te engañen. Las campañas sobre el uso del preservativo omiten información sobre riesgos de embarazo y tasas de contagio.

 

Marta Castillo

En Chile se apoyan fuertemente campañas dirigidas a familiarizar a la población con el uso del preservativo. Se reparten por la calle, se regalan en diarios... El objetivo es frenar el avance del SIDA. Pero, ¿sabías que el preservativo presenta una tasa de fallos -como anticonceptivo- del 5%, según los propios fabricantes?

¿Te informaron de que no hay pruebas de que el preservativo reduzca la probabilidad de contraer otras enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea y la Chlamydia y que a menudo ésta no presenta síntomas, pero, que si no se trata, puede causar infertilidad al 10-15% de los infectados?

¿Te han dado la posibilidad de conocer que no hay seguridad de que el preservativo proteja contra el virus del papiloma humano, causante de la enfermedad de transmisión sexual más común y que algunos tipos de este virus provocan cáncer de cuello uterino?

Que no te engañen: el preservativo reduce las posibilidades de contagio de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) en un 80%, pero el porcentaje de contagio llega hasta un 17%. Según la doctora Maritza Busquets “es falso desde el punto de vista científico asegurar que el uso del preservativo es sexo seguro”.

-¿Cuál es desde el punto de vista científico la eficacia de un preservativo para evitar la transmisión de VIH?

Cuando se usan correctamente existe de un 5% a 10% de riesgo de embarazo, que es el porcentaje de falla del método; si ocurre un embarazo también puede pasar el virus. Pero alrededor de un 20% o más de hombres o mujeres que utilizan el preservativo lo hacen incorrectamente, es decir se lo ponen después de iniciadas las relaciones, se les resbala, se rompe, lo manipulan mal, no lo saben poner... Por lo tanto, la probabilidad de transmisión de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual es muy alta.

-Asumiendo que está bien utilizado, ¿es posible hablar de “sexo seguro” con la utilización del preservativo?

No, no podemos hablar de “sexo seguro. Según la base de datos de revisiones médicas (Cochrane) en parejas en las que uno de los dos está infectado, el preservativo reduce la infección en un 80%. Hay estudios en parejas en las que uno de los dos está infectado en que el porcentaje de contagio del otro en un año usando preservativo llega hasta un 17%.

-¿Qué pasa cuando se fomenta su uso sin mencionar riesgos?

Cuando tenemos una población determinada que se encuentra en edad de mantener relaciones y le dices: “te puede dar SIDA”, mucha gente se abstiene. Pero cuando le dices: “usando el preservativo no te da SIDA” la gente que empieza a tener relaciones aumenta. Entonces, en términos relativos, teníamos un porcentaje de falla en una determinada población, pero cuando se aumenta la poblaciónevidentemente en términos absolutos la gente que empieza a infectarse aumenta.Por ejemplo, en EE.UU. han salido drogas que mantienen el SIDA controlado yéste se empezó a disparar de nuevo.

Al disponer de nuevos medicamentos no baja la cantidad de contagiados, sino que aumenta. ¿Por qué? Porque se aumenta el “riesgo”: toda la gente que no se arriesgaba antes, ahora se está arriesgando, y al haber más gente que toma el riesgo, aumentan los números absolutos de contagios.

-Los adolescentes debieran preguntarse: ¿asumo el riesgo de contagio?

Si, claro, los adolescentes tienen que ser conscientes del riesgo y asumirlo teniendo en cuenta toda la información. El problema del contagio no se soluciona repartiendo preservativos, sino con educación, planteando otras soluciones. Además, se ha comprobado en otros países que los adolescentes aunque se les dé un preservativo no siempre lo usan. No es un método eficaz con ellos para frenar los embarazos ni los contagios.

-¿Qué opina como médico de una política de Estado que anima a toda la población a usar preservativo?

No es conveniente porque estas políticas animan a los adolescentes a tener más relaciones de las que estaban teniendo por lo que el sexo casual se dispara. Como política de salud es fatal, porque no disminuyes necesariamente las infecciones. Ahora, si esto lo aplicas en poblaciones de riesgo, como homosexuales o prostitutas, evidentemente bajan los niveles.

-¿Cuáles son las consecuencias del contagio en las adolescentes?

Las secuelas, sobre todo en mujeres adolescentes son muy graves. Hablamos de futura infertilidad...

-¿Cuál sería entonces la forma de prevención más eficaz?

La abstinencia. Está comprobado. Tanto que en EE.UU. existe la obligación de informar a las personas que la manera más eficaz de prevenir las enfermedades de transmisión sexual son la abstinencia sexual y en el caso del SIDA y los homosexuales la monogamia, es decir, tener una pareja única.

Maritza Busquets Calvanesse

Médico-Cirujano por la Universidad de Chile, especialista en ginecología en la Universidad Paul Sabatier, Toulouse, Francia. Ha sido Profesora de Embriología. Hoy tiene a su cargo el curso de Fertilidad, Sexualidad y Ginecología de la Facultad de Medicina de la U. de Los Andes. Desde hace diez años trabaja en el Hospital de San Bernardo y anteriormente se desempeñó en el Hospital El Salvador durante nueve años. Es madre de ocho hijos.


Datos “más honestos”

El gobierno estadounidense pidió a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) cambiar la información publicada en Internet por datos “más honestos” sobre los preservativos, el SIDA y otras enfermedades. La página web ha dejado de calificar a los preservativos como “altamente eficaces”, para afirmar que “podrían prevenir el SIDA” pero no son “100 por ciento eficaces”. La página web ha sido modificada para afirmar que la “abstención del sexo” es “el mejor modo de prevenir la transmisión de enfermedades”.

En la antigua versión se leía: “Para los que tienen relaciones sexuales, los condones de látex son sumamente eficaces cuando son usados coherente y correctamente”. Ahora está escrito: “Los preservativos sólo pueden reducir el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual”. Sin embargo, ningún método protector es 100 por ciento eficaz, y el empleo del preservativo no puede garantizar la protección absoluta contra ninguna enfermedad”

El riesgo está comprobado

Un informe del Medical Institute de Estados Unidos:“Condom Effectiveness for STD Prevention” elaborado con datos de los National Institutes of Health que revisóla literatura científica de los últimos veinte años acerca de las 25 principales ETS (enfermedades de transmisión sexual), concluye que: "en la transmisión de Sífilis, el uso del preservativo deja un riesgo relativo de 50% a 71% de infectarse; y en enfermedades como la Gonorrea y la Chlamydia, el uso de preservativos deja un riesgo aproximado de 50% de infectarse". No se han encontrado indicios de que el preservativo proteja contra el virus del papiloma humano, causante de la ETS más común; algunos tipos de este virus provocan cáncer de cuello uterino.

 


De hacerfamilia.net

Volver a la Página de Inicio